26 de mayo de 2013 / 03:12 p.m.

Se espera cambiar para 2015 los 680 caballos por motocicletas, con el fin de terminar con el maltrato de esos animales.

 

Nezahualcóyotl • Después de más de 40 años de adornar el paisaje urbano de Nezahualcóyotl, Esta- do de México, los llamados carretoneros que recolectan la basura en carretas tiradas por caballos, están a punto de desaparecer por el abuso y explotación de los animales.

Asociaciones protectoras de animales y el propio alcalde de Neza, Juan Zepeda, planean intercambiar los 680 caballos por motocicletas: "Queremos desaparecerlos de la imagen urbana y que pasen a ser historia en Neza, esto conlleva un fin, terminar el maltrato animal", sentencia el presidente municipal.

El oficio de carretoneros les deja a los 680 recolectores de basura 65 millones de pesos al año, solo de propinas; sin embargo, el plan contempla su extinción para 2015, para lo cual el municipio invertirá 8 millones de pesos, que serán destinados para los enganches de las motos con un valor de 36 mil pesos cada una.

Los 24 mil pesos restantes deberán ser pagados por los trabajadores de la basura, un tema que les ha llamado la atención y que ahora les preocupa, porque un caballo les cuesta solo 5 mil pesos y además "no hay maquina que pueda andar en la basura como un animal. Una moto no está capacitada para jalarte 300 kilogramos de basura", dice César Hernández, un carretonero de 30 años que desde los 15 vive del desperdicio.

En los últimos seis meses han sido rescatados tres caballos desnutridos y "muy maltratados", explica Édgar Castillo, de la asociación protectora de animales Nitin Neza.

En abril pasado dentro del tiradero Neza III, en el Bordo de Xochiaca, fue rescatado un caballo que presentaba desnutrición, fractura en el tobillo izquierdo, parasitosis, una herida en la espalda producto del peso que cargaba diariamente y su miembro reproductor severamente infectado por los latigazos que le propinaban para avanzar entre la basura.

"Detuvieron al carretonero porque el caballo se desplomó por tanta carga que traía e intentaba levantarlo a tubazos, supuestamente el carretonero decía que pegándole lo reanimaba. Pero lo capturaron y le iban a dar cárcel por tres años si no entregaba al animal", platica el activista.

En Neza para pegarle al animal no utilizan el fuete, sino con el chicote del freno de un automóvil.

Como carretonero, César Hernández gana 8 mil pesos al mes y solo invierte cuatro horas diarias. Considera que una moto afectaría el trabajo de su familia y de las mil 200 que viven de la basura en Neza.

"Entregaría mi caballo, pero qué les van a hacer. ¿Al rastro? No. De aquí hemos ido compas a sacarlos del rastro; la protectora de animales podrá decir misa, pero en realidad, ¿qué le van a hacer?", aseguró.

Ante las dudas, el alcalde Juan Zepeda responde: "Sabemos de los pros y contras como el combustible, porque es más barato darle de comer poco al caballo y explotarlo hasta que muera".

Los caballos que compran los carretoneros "tuvieron una vida formidable porque algunos corrieron en el Hipódromo de Las Américas, algunos son cuarto de milla o pura sangre y como terminaron su vida útil, son vendidos", agrega.

Estos animales, considerados bestias de carga o tiro, pasan sus últimos días en este trabajo y llegan a vivir hasta seis años más recorriendo las calles pavimentadas, "muchos de ellos sin herraduras", y entre la basura, dice Édgar Castillo.

La Ley Protectora de Animales del Estado de México establece en su artículo 10 que quien realice cualquier acto de crueldad hacia un animal doméstico o silvestre que tenga en cautiverio, quedará sujeto a sanción.

El artículo 14 señala que los animales desnutridos por ningún motivo serán utilizados para tiro de carga, por lo que todos los carretoneros deberían de ser castigados con 200 días de salario mínimo y tres años de cárcel.

REPORTAJE POR ALEJANDRO MADRIGAL