OSCAR RODRÍGUEZ
4 de junio de 2013 / 12:50 a.m.

Oaxaca de Juárez • Activistas sociales, profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y familiares de los presuntos implicados en el plagio de los sobrinos del titular del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, se plantaron en el Zócalo de esta Ciudad para exigir la libertad de los implicados.

Papas, hermanos y esposas de los docentes Mario Olivera, Lauro Grijalva, Sara Altamirano, Leonel Manzano y el activista Damián Gallardo, perjuran que sus familiares son inocentes y denunciaron que están incomunicados y son sujetos a todo tipo de tortura tanto psicológica como física en su reclusión en los penales federales de "Puente Grande", Jalisco y "El Rincón", Nayarit.

Advirtieron que no cesarán en sus movilizaciones y amenazaron con revertir la acusación en contra de los indiciados, a quienes calificaron como los primeros presos políticos el régimen del presidente Enrique Peña Nieto.

Además integrantes del Frente Amplio de Comunidades Marginadas del Estado de Oaxaca (FACMEO) anunciaron la recolección de firmas para respaldar la libertad de los indiciados, a quienes advierten les fueron arrancadas bajo tortura, la firma que realizaron en hojas en blanco, donde aceptan su presunta responsabilidad en los hechos.

Santos Carrasquedo, indicó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el gobierno estatal analizan dictar medidas cautelares a favor de los acusados con el fin de garantizar su integridad física.

Sostienen que los proceso instaurados, están plagados de irregularidades, porque fueron detenidos, de manera extrajudicial, además que no se cuido el debido proceso.

Armando Olivera, padre del profesor Mario Olivera, quien es agricultor, originario de San Pablo Coatlán, sostiene que su hijo es un hombre curtido, noble, humilde, que conoce la pobreza y que jamás habría de cometer un delito, mucho menos en prejuicio de un menor de edad.

"El tiene gran amor por los niños, le gusta educar y enseñar, siempre fue su vocación".Precisa que su esposa, la madre de sus dos hijos, solo una vez lo ha podido ver, porque tienen las visitas restringidas.

Don Juan, reconoce que Mario, su profe, como le gusta decirle, le ha ayudado a sostenerse económicamente.

"De mis tres hijos, para mí el más luchón, quien saco la casta por la familia, ha sido Mario, porque tengo una hija mayor que se caso y uno más pequeño que aún no logra encontrarse en la vida".

En tanto, el Padre de Damián Gallardo, -el activista-, quien es maestros jubilado originario del municipio indígena de Santa María Tlahuitoltepec, que se localiza en lo alto de la región Mixe, asegura que su hijo, el mayor, fue incriminado con pruebas falsas, argumentando que las fechas que se expresan en el expediente no concuerdan con la realidad.

"Damián es un hijo digno, honrado, trabajador, limpio en todas sus actitudes que está cruzando por un mal momento en su vida porque están siendo incriminado de hechos que no cometió. Su único delito ha sido el de solidarizarse con la pobreza y las causas de la gente".

Admite que no lo han dejado ver a su vástago, solo ha ingresado una vez al penal donde lo tienen recluido, su hermana, es quien refiere que ha sido torturado.

"Me dicen que esta golpeado, que tiene cicatrices, además de que esta desmoralizado".

Sostiene que los días que en los que se advierte participó en el rapto de los menores, el implicado se encontraba en su pueblo natal, a lado de su familia.

Refiere que el día que vino a Oaxaca a realizar algunas reuniones de trabajo con algunos miembros de la sección 22 fue levantado por encapuchados, quienes lo trasladaron a la Ciudad de México.

"Cuando desapareció, no pensamos que había sido detenido, porque durante 48 horas ninguna autoridad dio razón de su paradero, hasta que se dio a conocer la información de su arresto".

En tanto Josefina Sosa Hernández, madre de Leonel Manzano, originaria de Santa María Zoquitlán, llora amargamente su detención, precisando sentirse lastimada por las acusaciones que pesan en su contra de su hijo.

"Mi hijo desde chiquito siempre fue bueno, fue a la escuela, buen estudiante, y lucho solo para salir adelante".

Precisa que no toma, no cuenta con vicios, además de que siempre estuvo bajo su cuidado porque su hijo velaba su enfermedad, refiriendo que es diabética.

Doña José, quien tiene nueve hijos además de Damián Gallardo, le pide al gobernador Gabino Cué, que medie ante autoridades federales para lograr la liberación de su hijo, porque este le ayudó en su campaña, “espero que no lo defraude ahora que mi hijo requiere de su ayuda”.

Lamenta que no le dejen ver a su vástago, precisando que ha acudido a la cárcel donde lo tienen recluido y no le permitido comunicarse con su hijo.

Mientras tanto, la esposa del profesor Lauro Grigalva, Rebeca Altamira Ramos, admite que su familia está destrozada, luego de los señalamientos infundados contra su esposo a quien le imputan arbitrariamente el delito de secuestrador.

"Como se atreven a manchar la imagen integra, limpia, honesta de mi esposo, quien es director de la escuela Primaria "Donaji", además de que es regidor del municipio de Jalapa del Márquez".

Refiere que el día que los detuvieron, lo torturaron, lo lesionaron, físicamente y psicológicamente, "A mí me dice que fue golpeado en la cabeza y que lo lastimaron con toques eléctricos, además que lo metieron en una tina con agua fría".

"El está muy deprimido, porque su convicción es la educación, y se siente mal porque sus hijos y sus alumnos han conocido de los señalamientos infundados que se le han levantado en base a testigos falsos", confió la también educadora.

"No se vale lo que están haciendo con Lauro, ni con mi familia, porque Shara Altamirano, que es mi hermana, que buscaba ser candidata también fue detenida", consideró.

Indicó, sus amigos, familiares y conocidos están haciendo hasta lo imposible por tener a los mejores abogados, que le permita ayudar a demostrar su inocencia.

"Mi pueblo y mi geste, mi familia está indignada y las acusaciones que pesan en contra de mi esposo y en contra de mi hermana se van a caer".