20 de octubre de 2013 / 03:51 p.m.

El español Marc Márquez, líder del mundial de MotoGP y descalificado en el Gran Premio de Australia reconoció que "la comunicación con la pizarra ha sido buena" pero que "el planteamiento" que tenían no era el bueno ya que pensaban que "se podía dar esa vuelta".

"Pensamos que esa vuelta diez también entraba dentro, pero se ve que no, pero bueno, ha sido un fin de semana con bastante confusión, con una carrera muy diferente a lo que pensábamos pero lo más importante y con lo que me quedo es que estábamos luchando por la victoria", comentó Márquez.

"Son cosas que han pasado, pero seguro que en un futuro no nos volverá a pasar más y hay que aprender de todo ello y ponernos a pensar en Motegi", aseguró el piloto de Repsol.

Marc Márquez achaca la situación a un error de estrategia. "El problema es que sabíamos que se debía entrar entre las vueltas nueve y diez, pero creíamos que la diez entraba dentro y éste ha sido el principal problema, pues el planteamiento estaba hecho y era entrar en la última que se podía y creímos que la última era esa y yo he seguido lo que me han marcado desde la pizarra", relató.

"Ha pasado lo que ha pasado, está claro que ha habido una confusión, un error grande, pero no podemos hacer nada", recalcó.

Al ser preguntado si vio a su rival, Marc Márquez reconoció que sí, que lo había visto.

"He visto que Jorge entraba a su taller pero pensaba que él lo hacía en la primera vuelta en la que lo podía hacer porque en mi pizarra marcaba 'L 1', que era el primer giro en el que se podía entrar y yo lo he visto y he pensado, mira, entra en el primero, pues yo entraré en el segundo y he entrado pero ya era demasiado tarde", lamentó.

En cuanto a la sanción, Marc Márquez afirmó que le ha parecido dura ya que es "la peor sanción que puede haber". "Está claro que es una sanción dura, que al final tampoco sé si estaba escrito en papel que si te pasabas una vuelta del neumático estabas descalificado, pero está claro que ha sido un domingo... que si ahora 26 vueltas, que si son 19. Intentaremos que en el futuro no vuelva a pasar", indicó.

Marc Márquez comentó que, al llegar al taller, todos sus mecánicos le "han pedido disculpas de mil maneras posibles. "Yo les he dicho lo que siempre les digo: un día fallaré yo, otro día fallaréis vosotros, todos somos personas y nos equivocamos, pero aún tenemos 18 puntos de ventaja y hay que seguir en la misma línea que hasta ahora, que lo estábamos haciendo muy bien para la carrera".

"Si hubiésemos acabado segundos o terceros como muy mal habría sido mejor que un cero y estaría mucho más fácil para Japón, pero lo importante es que aún estamos líderes con 18 puntos de ventaja y ahora en Japón hay que seguir en la misma línea y seguir sumando puntos", aseguró el piloto de Repsol Honda.

El planteamiento en Japón va a ser el mismo que hasta ahora pues Márquez afirmó que ya se ha visto "lo que puede pasar en un campeonato. Ayer Redding se lesionó y hoy pasa esto".

"Un campeonato es muy largo y pueden pasar muchas cosas, así que siempre he mantenido esta mentalidad, conseguir los 25, los 20 o los 16 puntos si se puede y no reservar nada", agregó Márquez, quien afirmó que correr con la calculadora en la mano no era su "estilo".

En cuanto al encontronazo con Lorenzo a final de recta, el piloto de Repsol Honda comentó: "Se han juntado varios factores. He mirado hacia atrás antes de quitar el limitador de velocidad y he visto que estaban bastante lejos. Pensaba que saldría primero, pero el problema es que aquí la primera curva es muy rápida y no me esperaba para nada que él ya estuviera allí".

"Yo iba por la mitad de la pista y también Jorge ha alargado un poco la trazada porque iba un poco colado y al final ha sido un toque que me ha hecho ver que ya estaban allí y he levantado la moto y me he mantenido por el interior para que Dani, si venía también rápido, pasara", manifestó.

EFE