27 de enero de 2013 / 04:09 p.m.

 

Monterrey  • Sánchez, Nacho, Cholo, Pablo y Cesario, integrantes de Los Claxons, dejaron encasa sus instrumentos musicales para presentarse ante cientos de jóvenes que deseaban escuchar las experiencias que han vivido a lo largo de su trayectoria musical.

La banda de rock regiomontana fue partícipe del Quinto Congreso de Valores para Jóvenes, ofrecido en Auditorio San Pedro, en donde diferentes conferencistas, como Alfonso Garza Lagüera, Laura Verónica Garza Tijerina, Silvia Bernat Sarret, Ramón de la Peña y Alberto López fueron parte del panel que expuso diversos temas de gran beneficio para los adolescentes.

En punto de las 15:50, Los Claxons arribaron al escenario del Auditorio San Pedro no precisamente para cantar, sino para platicar con los jóvenes acerca de los sueños e ilusiones que todo joven se plantea de los 14 años en adelante.

“Vamos a ser honestos, nosotros no venimos a dar un concierto, estamos aquí para platicar sobre nuestros sueños que se han cumplido gracias a Dios, esas metas que nos fijamos y las alcanzamos; claro, con dedicación y empeño se llega donde menos tienes planeado.

“Queremos que se pongan cómodos porque esperamos escucharlos, anhelamos saber sus inquietudes y, por supuesto, deseamos que nos escuchen, pues les revelaremos nuestra historia; vamos a conversar en tono raza, para que vayan agarrando confianza”, fueron las primeras palabras de Nacho, el líder y vocalista de Los Calxons.

En la charla con los jóvenes, el músico fue quien dio a conocer que la familia es quien se oponía en primer momento cuando ellos habían elegido cantar rock para vivir.

“Sinceramente nuestra familia fue la primera barrera para alcanzar nuestro sueño, pues nos decían que la música era la perdición, que realmente íbamos a tirar a la basura nuestra vida, pues cada uno de nosotros ya teníamos una carrera profesional.

“Esa primera traba fue muy difícil poderla cruzar, pues nuestra sangre se oponía en apoyarnos para alcanzar nuestro sueño; posteriormente se dieron cuenta que sí teníamos esta ilusión (la música), era por una razón, nuestro corazón nos pedía cantar”, prosiguió con sus anécdotas.

Por poco más de 60 minutos, los artistas charlaron y convivieron con los adolescentes que atentos escuchaban lo que tenían que contarles.

 ÉDGAR LEAL