6 de agosto de 2013 / 01:05 a.m.

Guerrero • Los habitantes de comunidades de cuatro municipios de la región de la costa chica acordaron realizar bloqueos en cuatro municipios de la carretera interestatal que va desde Cruz Grande hasta Tierra Colorada, en protesta por desarmar a cinco Policías Ciudadanos.

Además en asamblea pactaron que habrá un repliegue de integrantes del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana para evitar que haya una confrontación con las fuerzas federales y ahora será una comisión de pobladores de cuatro municipios los que negocien con militares.

Los habitantes de las comunidades instalaron retenes en los municipios de Cruz Grande, Ayutla de los Libres, Tecoapana, Tierra Colorada y el poblado de Xaltianguis, en protesta por desarmar a comunitarios.

En el poblado de Xaltianguis, nuevamente los habitantes se organizaron y desde las 17 horas bloquearon la carretera federal.

“Es un acuerdo al que llegaron los habitantes, porque los militares no han respetado los acuerdos.

“Además nos hemos comunicado con otras poblaciones a través de los comisarios municipales y ejidales, y llegamos al acuerdo de que vamos a bloquear toda la ruta de la carretera desde Cruz Grande hasta Tierra Colorada”, explicó una mujer que estaba en el bloqueo.

Ciudadanos de la comunidad de El Pericón, impiden el paso de militaresMientras en la comunidad de El Pericón, los habitantes desde las 10 de la mañana de este lunes, hicieron sonar la alarma para alertar a la población que militares habían quitado sus armas a cinco integrantes del SSyJC.

Ante la acción de las fuerzas castrenses del 48 Batallón de Infantería, los pobladores en una primera instancia colocaron autos, en seguida costales y luego formaron cinturones humanos.

Aseguran que los militares intentaron echarles las unidades a los pobladores, pero estos resistieron y al final se quedaron varados los efectivos de las fuerzas castrenses, justo a un lado del sitio donde tenían su campamento.

Así desde las diez de la mañana impiden el paso a más de 60 soldados del 48 Batallón de Infantería, que estaba acantonado en la comunidad de El Pericón, en el municipio de Tecoanapa.

Lo anterior debido a que los soldados instalaron un puesto de control y revisión, por lo que al momento en que pasaron elementos del SSyJC, los pasaron a revisión y a cinco de los integrantes de la Policía Ciudadana, les encontraron cinco pistolas por lo que mandos militares les aseguraron tres armas calibre nueve, y dos más de 45 milímetros, todas de uso de las fuerzas armadas.

Los hechos se registraron aproximadamente a las 09:17 horas este lunes, sobre la carretera interestatal Tecoanapa-Tierra Colorada, justamente en la comunidad de El Pericon.

Tras sonar la alarma los pobladores de inmediato apoyaron a los integrantes del SSyJC, agrupados en la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), acciones similares ocurrieron al mismo tiempo en Chacalapa, Las Mesas, Crucero de Las Cruces, donde instalaron bloqueos.

Mientras un capitán del Ejército Mexicano aseguró que el desarme fue motivado porque los integrantes del SSyJC, habían violado el acuerdo que firmaron con las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

“Aquí en el acuerdo firmado el pasado 23 de abril del presente año se indica claramente que no pueden portar armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

“En el artículo quinto dice claramente que el Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana se compromete a sus elementos no portarán armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas, así como tampoco incursionarán fuera del ámbito de sus comunidades”, explicó el mando militar.

Aunque el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, acusó que habitantes de la comunidad le habían informado sobre la presencia de civiles armados y con indumentaria en color negro.

“Podría tratarse de paramilitares o que haya una complicidad con la gente del crimen organizado y los soldados, por eso estamos investigando, ya que la gente nos dice que hay una zona para tortura”, explicó el promotor de desarrollo comunitario de la UPOEG, Plácido Valerio.

En el área donde estaba el puesto militar, junto a una milpa de maíz, en un árbol estaba un cable para ahorcar a una persona, además de cruces y otros implementos que ahí estaban.

— JAVIER TRUJILLO