19 de noviembre de 2013 / 01:50 a.m.

Monterrey.- Si se aprueba la Reforma Fiscal tal y como está, la Secretaría de Hacienda tendrá facultades para pedir información de gastos de cada contribuyente, para compararla con sus ingresos declarados, y en caso de discrepancia, podría incluso acusarlo de lavado de dinero.

Por lo pronto, el delito puede ser discrepancia fiscal, explica el fiscalista Héctor Nava Ramos, de ProFase, que ahora puede configurarse gracias a las facultades que adquiere la autoridad tributaria gracias a la Ley Antilavado de Dinero y la obligatoriedad de la Factura Electrónica a partir de enero.

"Con esos tres, prácticamente Hacienda va a tener mucha información de nuestro nivel de gastos, y al tener nuestro nivel de gastos controlados, lo va a comparar con nuestros ingresos que fiscalmente declaramos".

Obviamente, menciona, no es congruente gastar veinte pesos si se ganan 5 pesos, y eso lo podrá averiguar el Fisco con la información de en qué estamos gastando,

"Y Hacienda va a tener los medios legales para obtener información como prueba, como también lo que tú estás declarando como ingresos".

El fiscalista Héctor Nava Ramos explica que en su afán de reducir la evasión fiscal, la Secretaría de Hacienda va a revisar que tipo de coche se compra, si adquiere propiedades inmobiliarias, joyas, u objetos de arte y valor, para saber si los contribuyentes gastan conforme dicen ganar.

Estos y otros temas de la reforma Fiscal serán tratados en una serie de conferencias que se realizarán el 20 de noviembre, donde se busca explicar los riesgos que implica la reforma hacendaria para quienes no están al corriente con sus declaraciones.

Lo ideal es regularizarse, porque de otra manera, Hacienda podría hacer equipo con la Procuraduría General de la Justicia, para acusar de lavado de dinero a quienes no comprueben ganar el dinero que gastan.

“Hay muchas armas legales para poderle dar, de forma jurídica, estructura, a ese delito que conocemos como discrepancia fiscal”, explicó el fiscalista.

Francisco Zúñiga