7 de noviembre de 2013 / 10:04 p.m.

 

Monterrey.- La falta de coordinación entre las autoridades estatales y municipales quedó evidenciada luego de que un centroamericano, buscado por el crimen de una mujer, fue detenido por una falta administrativa y se le dejó libre.

El caso provocó la molestia e indignación de los familiares de la víctima, quienes descubrieron el incidente mientras que a la Policía Ministerial y a la Policía Regia "les pasó de noche".

"Ya va a ser tres meses y no nos han dado ninguna respuesta. Nosotros queremos que se coordinen las autoridades para que nos puedan dar ayuda", expresó la señora Victoria López González, madre de la mujer asesinada.

Ivonne Muñoz López, de 37 años y madre de cuatro hijos, fue encontrada sin vida y con heridas punzocortantes en el tórax, cuello y abdomen, el pasado 12 de agosto en unas viejas bodegas de la colonia Sarabia, en Monterrey.

Las indagatorias policiacas señalaron desde el inicio como principal sospechoso del crimen al indocumentado hondureño, Nelson Benjamín Alvarado Castillo, de 28 años.

Este sujeto se dedicaba a cuidar las bodegas y se había hecho amigo de Ivonne porque ambos frecuentaban un bar ubicado en Marco Polo y Guerrero.

Las evidencias encontradas en el celular de la víctima y en la escena del crimen: huellas dactilares, cabellos y prendas, así como testimonios de clientes y vecinos del bar, apuntaron hacia Alvarado Castillo, quien supuestamente comenzó a ser buscado.

El sujeto fue detenido por la Policía de Monterrey en el centro de la ciudad el pasado viernes 1 de noviembre luego de que intentara asaltar a un niño de 12 años.

Inexplicablemente no se cotejaron sus datos y, debido a que los padres del menor no presentaron denuncia, el juez calificador le aplicó una sanción administrativa y lo liberó tras cumplir el arresto.

"Preguntamos en el Ministerio Público (de la Alamey) y él fue a checar con la foto allá donde los meten (a las celdas) y nos dijeron que allá sí lo vieron (detenido) pero que no está registrado", expresó en tono molesto la señora Victoria, madre de la mujer asesinada.

"Nosotros queremos pedir una audiencia con el procurador. La necesitamos, la urgimos. Y vamos a ir a hablar a Derechos Humanos", enfatizó la mujer.

Por su parte, el padre de la víctima, Carlos Muñoz Corona, dijo esperar que, tras la omisión, negligencia e ineptitud de las autoridades, se refuerce la búsqueda del centroamericano.

Además de dar con el supuesto asesino, los deudos desean que los funcionarios que fueron negligentes, enfrenten de alguna manera esa responsabilidad.

Agustín Martínez