SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS
29 de agosto de 2013 / 10:01 p.m.

Guadalupe.- • Los dos policías de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Guadalupe que comparecieron ante el Agente del Ministerio Público que investiga la muerte de un hombre que había sido detenido por la corporación municipal, continúan trabajando normalmente hasta que la Procuraduría de Justicia en el Estado resuelva el caso.

 

El alcalde César Garza Villarreal dijo ser el más interesado en que se resuelva el caso donde murió el hombre identificado como Eustacio Sorola Hernández, de 59 años de edad, de oficio tapicero.

 

El fue detenido por la unidad número 148 de la Policía Municipal el pasado 31 de julio, posteriormente atendido en la Cruz Verde municipal y 15 días después encontrado sin vida en el río La Silla, con una contusión en el cráneo según la autopsia.

 

""Los policías han ido a declarar ante la Procuraduría de Justicia, todos los documentos están ya integrados a los expedientes, es un caso que nos interesa mucho que se resuelva, entiendo que haya sospecha de algunos grupos ciudadanos porque este elemento la última vez que fue ubicado fue en la Cruz Verde municipal"", refirió el edil.

 

Aseguró que en caso de que algún servidor público resulte responsable de los hechos, se tomarán las medidas pertinentes.

 

"Yo soy el principal interesado en que se den dos supuestos, número uno, que se dé con los responsables y se aclare que el municipio y ningún servidor público tuvo ninguna participación, o dos, en el caso de que algún servidor público de cualquier dependencia esté ocultando información o haya tenido algún grado de participación en esos hechos, sea presentado ante la ley", indicó.

 

Debido a que de las pruebas documentales no se ha desprendido alguna responsabilidad directa, los uniformados siguen trabajando y a disposición de las autoridades si requieren nuevamente su declaración, indicó el alcalde.

 

En las diligencias, los policías declararon que el 31 de julio, cuando supuestamente desapareció el hombre, ellos únicamente realizaron la detención por faltas administrativas.

 

Esto ocurrió en calles de la colonia Zozayita, cuando el sujeto andaba en estado de ebriedad, y que a ambos los trasladaron a las instalaciones de la corporación policiaca, de donde posteriormente lo llevaron a la Cruz Verde para que le realizaran el dictamen médico correspondiente.