2 de abril de 2013 / 03:05 a.m.

 

 

 

Acapulco de Juárez • Fuerzas ciudadanas agrupadas en la policía comunitaria se enfrentaron a balazos por más de 40 minutos contra integrantes del crimen organizado, en inmediaciones de un cementerio en el poblado rural de Xaltianguis.

En pleno campo quedó una camioneta de lujo Honda Odissey gris, con placas del estado de Guerrero con al menos nueve impactos de bala en las puertas de la unidad, además de un automóvil Nissan Versa blanco, con placas sobrepuestas del estado de Morelos.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 14 horas, luego de una llamada anónima que informaba que hombres armados a bordo de dos vehículos estaban extorsionando y exigiendo el cobro de piso a comerciantes de Xaltianguis, lo que motivó la movilización de la policía comunitaria.

"Una señora denunció que hombres armados estaban exigiendo el cobro de cuotas a comercios establecidos, así como extorsiones.

"Los hombres armados viajaban en dos vehículos, un Nissan tipo Versa y una camioneta de lujo, marca Hondan, tipo Odissey, e iban armados”, dijo el comandante “Ernesto”, de la comunitaria.

Hecha la denuncia, los hombres armados enfilaron a la comunidad de San José y las Marías en el poblado de Xaltianguis, zona rural del municipio de Acapulco, hasta donde llegaron los policías comunitarios, y se inició una persecución por los campos de maíz y también por un cementerio.

Ahí, tanto comunitarios como hombres armados sostuvieron un enfrentamiento a balazos por más de 40 minutos y la camioneta Honda quedó abandonada con al menos nueve impactos de bala, y además se utilizaron fusiles AK-47, AR-15, UZI, calibre 45 y nueve milímetros por parte de los agresores.

El parte dado a conocer al comandante “Ernesto”, refirió que no hubo heridos ni muertos por parte de los comunitarios, y que se desconocía si en el caso de los hombres armados presentaban heridos.

La unidad Nissan solo fue abandonada en una brecha con diversos objetos en su interior. En la camioneta Honda había pico, pala, barreta, mecates y ropa interior, así como otros objetos.

Cabe mencionar que los efectivos de la policía comunitaria informaron que a partir de este día se quedarían en la comunidad de Las Marías, en el poblado de Xaltianguis, por lo que instalaron retenes de seguridad para los habitantes.

JAVIER TRUJILLO