14 de enero de 2013 / 06:33 p.m.

Monterrey • Los tres uniformados acusados de asesinar a un estudiante de FIME de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quedaron arraigados esta madrugada en la casa de seguridad número 1, la cual está ubicada en el centro de Monterrey.

Fueron alrededor de 20 disparos los que los uniformados realizaron en contra de Adrián Javier González Villarreal quien murió en los hechos, y de su novia Gladys Soto, la cual se recupera de las lesiones que sufrió.

De las investigaciones que realiza la Procuraduría de Justicia en el Estado se desprendió que fueron, principalmente los uniformados del municipio de Santa Catarina, Arsemio Pérez y Leonardo Martínez Santos, quienes accionaron sus armas en contra de la pareja a la que sorprendieron la madrugada del pasado sábado en calles de la colonia López Mateos.

El policía Basilio Manuel Cruz era el conductor de la unidad que tripulaba junto con sus compañeros, y aunque se descartó que él haya hecho disparos, también quedó retenido bajo investigación.

Antes de ser trasladados a la casa de seguridad donde permanecerán, por lo menos 30 días bajo investigación, los policías municipales alegaron que realizaban una investigación en una supuesta respuesta a una llamada de auxilio que realizó un vecino del sector, a quien aparentemente habían asaltado en su domicilillo.

Los acusados aseguraron que al acudir al llamado les proporcionaron la descripción del supuesto asaltante, por lo que iniciaron la búsqueda en el sector y se toparon con el vehículo Jetta que conducía el estudiante.

Aseguraron que al verlo en el carro estacionado en un campo de futbol, trataron de acercase para hacer una revisión de rutina, pero el conductor emprendió la huida, por lo que lo siguieron entre dos y tres cuadras y cuando trataron de bloquear el paso volvió a tratar de escapar por eso accionaron sus armas.

Sin embargo, en la investigación no está precisado si existe el reporte o no que refieren los uniformados, ni la descripción del supuesto asaltante al que dicen andaban buscando.

Por su parte la novia del estudiante confirmó que fueron víctimas de una persecución y que los disparos daban directamente hacia el joven, quien en todo momento la protegió.

REDACCIÓN