26 de mayo de 2013 / 12:37 a.m.

Monterrey.- • Con la fusión de la Policía y Tránsito de Monterrey, el municipio podría tener un ahorro al reducir a la mitad el gasto administrativo que ahora tiene por las dos corporaciones y, al mismo tiempo, se puede optimizar el recurso humano, lo que ha resultado benéfico en otras ciudades del mundo donde se ha aplicado, aseguró la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes.

Por ahora, se están analizando los pros y los contra, en tanto los titulares de la Policía Municipal y de la Secretaría de Tránsito y Vialidad analizan los cambios que se tendría que realizar en la cuestión operativa de ambas dependencias.

“Podemos, en lo operativo, tener una mayor capacidad de despliegue, que podamos optimizar también los recursos humanos de cada uno de los elementos y dar una atención integral al ciudadano”.

Actualmente, cada uno tiene sus funciones y es común que se vea un accidente de tránsito y cerca un policía, que no hace nada porque no está capacitado ni tiene la facultad reglamentaria para solucionar eso y, en el mejor de los casos, debe esperar a que llegue un oficial de vialidad.

Sin embargo, un solo elemento puede hacer ambas funciones, vigilar y atender un percance de vialidad, siempre que reciba la capacitación adecuada y tenga el respaldo jurídico, externó la alcaldesa.

“Actualmente, es lo que se está analizando, los policías es más factible que se capaciten como tránsito, es más difícil que un tránsito se capacite como policía y es la parte que se está analizando por parte de las comisiones”.

La alcaldesa reconoció que es mucho más sencillo adiestrar a los policías a realizar labores de tránsito, que a los oficiales de vialidad enseñarles las técnicas policiacas, por lo que seguramente la mayor parte de los elementos de Tránsito no entrarían en el programa.

Sin embargo, no significa que los vayan a despedir.

“El motivo de baja es por no acreditar las pruebas de control o confianza, o por cometer un acto de corrupción o una irregularidad”.

Aclaró que no es por cuestión de presupuesto por lo que pensaron en la opción de fusionar a policía y tránsito, sino por las ventajas que podría tener el que un mismo elemento desempeñe en la calle ambas funciones, sobre todo en bien de la ciudadanía.

Francisco Zúñiga