12 de abril de 2013 / 12:41 a.m.

Chihuahua • Con el propósito de prevenir la violencia física y verbal en los planteles escolares, agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) pusieron en marcha la campaña “No + Bullying” en las escuelas de nivel básico de Ciudad Juárez.

Sin embargo, para prevenir un ataque en su contra, salieron equipados con armas de alto poder para pegar engomados y entregar trípticos a los padres de familia para que participen en esta campaña, que por segundo año, se realiza en esta frontera.

La dependencia explicó que la campaña “No + Bullying” viene a reforzar el programa de prevención del delito que se ha impartido durante los dos últimos años, “y se sigue impartiendo a petición de directivos y docentes de las escuelas de nivel básico”.

La vocería de la FGE informó que este programa tiene como finalidad que los menores conozcan sus derechos y retomen la cultura de la legalidad y los valores para la prevención del delito, así como inhibir la violencia en todas sus modalidades.

“El objetivo de esta campaña, a través de trípticos y calcomanías que se entregan a padres de familia y se colocan en sus vehículos, respectivamente, es crear conciencia en la ciudadanía de que el “Bullying” más que acoso escolar, es realmente una conducta antisocial que si no se atiende se puede convertir en un delito, siendo esa la principal preocupación de esta representación social”, se destacó.

Se dio a conocer que la campaña preventiva continuará por tiempo indefinido en los principales cruceros de la ciudad, en coordinación con la oficina de Escuela Segura de la Subsecretaria de Educación, Cultura y Deporte –Zona Norte-.

Asimismo se mantendrán los compromisos contraídos con los directivos y docentes de las escuelas de nivel básico para impartir pláticas a los menores sobre los temas de valores, policía amigo, derechos de los niños y sobre el bullying.

Sobre este tema, el diputado local, Héctor Ortiz Orpinel, señaló que a raíz de la violencia e inseguridad que se vive en la entidad, los trastornos conductuales y emocionales de los estudiantes se han incrementado:

“Lo que ha abonado también a que la violencia escolar se torne en una epidemia cruda y muy difícil de resolver, por lo que es importante que se atienda con psicólogos a los alumnos, víctima y agresor, para darles un seguimiento eficiente para revertir estas prácticas que lesionan su integridad”, dijo.

JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO