5 de junio de 2013 / 12:06 a.m.

Dirigentes de la Unión Popular y dirigentes del PRD anunciaron que mantendrán tomado el Palacio Municipal de Iguala, hasta que el alcalde se separe de ese cargo.

 

Iguala de la Independencia • Activistas de la Unidad Popular y dirigentes del PRD despidieron los restos mortales de sus tres dirigentes secuestrados y asesinados por un grupo del crimen organizado. Exigieron justicia y anticiparon que mantendrán la toma del Palacio Municipal de Iguala hasta que el alcalde José Luis Abarca Velázquez pida licencia para separarse de su cargo.

Los féretros de Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera Román y Ángel Román Ramírez fueron velados en la explanada del Palacio Municipal de Iguala, que permanece bajo el control de los activistas de la UP desde ayer en la tarde.

Hasta dicho lugar acudieron dirigentes del Partido de la Revolución Democrática, representantes de organizaciones sociales y de organismos defensores de derechos humanos, que viajaron de diferentes partes de la entidad para manifestar su preocupación por lo que ocurre en Iguala.

Durante la noche, las inmediaciones de la plaza central fueron resguardadas por jóvenes que participan en la UP y que habitan en colonias populares de la ciudad, aunque algunos llegaron de comunidades cercanas.

Los jóvenes improvisaron un cuerpo de seguridad y para garantizar el anonimato cubrieron sus rostros con paliacates, pasamontañas y franela, utilizaron palos y tubos para amedrentar a los agentes de gobernación que intentaron obtener información respecto a lo que ocurría dentro del inmueble.

Al principio hubo algunos desacuerdos respecto al lugar en que se velarían los cuerpos, pues no todos los familiares querían permanecer en las instalaciones del ayuntamiento, entre otras cosas, porque prevalecen varias versiones respecto a las supuestas amenazas que el alcalde José Luis Abarca dirigió contra los dirigentes de la UP, principalmente contra el ingeniero Arturo Hernández Cardona.

Por eso, de la presidencia de la alcaldía sustrajeron un retrato del primer edil, lo colgaron de la parte alta con la cara hacia la explanada y le colocaron una cartulina con una leyenda: “Se busca por asesino”.

De las condolencias

Desde anoche, a las instalaciones llegaron dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, casi enseguida estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y representantes del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero.

Esta mañana se incorporaron los dirigentes del PRD estatal Carlos Reyes Torres, Evodio Velázquez Aguirre, Victoria Trejo y David Molina Francisco, entre otros.

Llegaron también comisiones de sindicatos independientes como el abogado Javier Vázquez García, Alfredo Ramírez García y Marco Antonio Castrejón.

El dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero, Nicolás Chávez Adame, llegó acompañado de comisarios de la sierra de Chilpancingo, en tanto que Efraín Torres Fierro, del Frente de Defensa Popular estuvo con una comisión de campesinos de la Montaña.

Martha Obeso Cásares, viuda de Armando Chavarría Barrera acudió acompañada Mirna, la hermana del extinto presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local y se sumó al reclamo de justicia.

También acudieron dirigentes sociales que en su momento fueron encarcelados por su presunta participación en la guerrilla, como Efrén Cortés Chávez, sobreviviente de la masacre de indígenas en la comunidad de El Charco, Bertoldo Martínez Cruz, Ranferi Hernández Acevedo y la hoy diputada local Rosario Merlín García.

Claman por justicia

Los tres féretros fueron sacados de las instalaciones de Palacio Municipal alrededor de las 15:30 horas. En medio de porras, vivas y llanto fueron colocados en fila, con la carroza con los restos de Arturo Hernández Cardona al frente.

El ataúd de Hernández estuvo flanqueado por su pareja sentimental e hijas, que siempre mantuvieron al frente los retratos del caudillo del sur, Emiliano Zapata Salazar y de Ernesto el Ché Guevara.

Puño arriba, la regidora Sofía Lorena Barrera Mendoza encabezó la descubierta principal de la marcha que llevó los restos mortales de los activistas de la UP hacia el panteón municipal.

Tras dejar el ayuntamiento, caminaron por las avenidas del Centro, hicieron una parada en las oficinas de la Unión Campesina Emiliano Zapata, en donde atendía Arturo Hernández y después hicieron otra parada más en la catedral de la ciudad.

Ya en el panteón las familias de Ángel Román, Rafael Banderas y Hernández Cardona hablaron sobre las ideas que sus seres queridos defendieron, las cuales dijeron, quedan como un legado para las generaciones que no están conformes con el estado de cosas vigente.

Por las organizaciones fungió como orador el doctor Pablo Sandoval Cruz, quien señaló que las organizaciones democráticas de todo Guerrero este día unieron sus voces para reclamar justicia.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN