3 de abril de 2013 / 04:00 a.m.

Durante la apertura del nuevo puente La Silla, los vítores, los estribillos y los aplausos por el exalcalde Heriberto Treviño y por el gobernador Rodrigo Medina no se hicieron esperar.

 

Juárez • La convocatoria fue masiva, y desde ambos bandos; la gente iba a preparada para recibir por primera vez en esta administración al gobernador Rodrigo Medina de la Cruz y, al viejo estilo de un partido que ya no gobierna en ese municipio, las porras -matraca incluida- no se hicieron esperar.

Sin embargo los aplausos no eran para el edil cetemista- panista, Rodolfo Ambriz Oviedo, sino para su antecesor Heriberto Treviño, ahora delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y cuyo hermano Francisco perdió por primera vez este bastión tricolor.

"Juárez es del PRI" gritaban docenas de señoras bajo la carpa que las protegía de una lluvia mañanera, bien recibida en estos tiempos de sequía; también hubo quienes decidieron armarse de paraguas con tal de cumplir el cometido de estar presente.

Vitorearon cada nombre de los que aparecían en el templete, cuidándose incluso de regalar algunos aplausos, más no gritos ni porras, a su actual alcalde "albiazul".

Los juarenses estaban allí para presenciar la apertura del nuevo puente sobre la avenida Teófilo Salinas, entrada al municipio, y cuyo retraso en la entrega era mayor de siete meses. Uno de los tantos "vados" que fue destruido por las lluvias del huracán Alex y el cual se decidió modificar debido a la alta afluencia vehicular.

La reconstrucción del puente costó 107 millones de pesos, inversión federal y estatal, y se efectuó con cemento blanco, dando una "vista" más agradable; es el primero al que se le colocan también un paso peatonal y ciclovía; está adornado con los picos del cerro de la Silla.

Desde temprana hora casi un centenar de "acarreados" se hicieron presentes en el sitio, pasaron los dispositivos de seguridad montados por Fuerza Civil y tomaron su lugar.Fueron aleccionados por una persona no identificada para empezar a "calentar" el ambiente:

"A ver, Caro, Claudia, Lorena, pilas, vamos a calentar: ¡Rodrigo, Rodrigo!", gritaba el joven entre la multitud de paraguas, mientras las señoras le respondían que "no se acelerará”, aclarándole que “no venía a apoyar a la presidencia (municipal)".

El conductor del evento repitió dos veces el mismo error, diciéndole Rodolfo Ambriz "Medina", al alcalde cuyo segundo apellido es Oviedo, antes de que este subiera al pódium a dirigir algunas palabras.

Cuando mencionó el nombre del exalcalde Heriberto Treviño, tuvo que alzar la voz para hacerse oír de entre las porras.

Dijo que el puente representaba un nuevo emblema de Juárez, pues era moderno y hermoso, digno de la gente del municipio.

"La administración que encabezo será punta de lanza para trabajar en conjunto y de mano con el Gobernador del Estado y del Gobierno de nuestro presidente, Enrique Peña Nieto, generando una sinergia para forjar acciones que ayuden a los juarenses", dijo Treviño antes de tomar asiento.

La CTM no se quedó atrás y arropó a su edil, docenas de taxistas se dieron cita e incluso trastocaron la ya complicada vialidad en la zona, lograron articular algunas porras y gritos, pero la cantidad era mucho menor.

En su turno al micrófono, el gobernador prefirió recordar aquel tiempo en el que los juarenses le pidieron como candidato, que se hiciera un puente, se acordó de los tiempos en los que caminó esa zona al lado del entonces candidato Luis García y el ex alcalde Heriberto Treviño; del nuevo alcalde no hubo referencias.

La gente seguía gritando: "¡Rodrigo Medina, a Juárez Ilumina!", "¡Heriberto!, ¡Heriberto!", entre otras cosas.

La placa fue develada, alcalde y gobernador posaron para la foto y se dieron la mano; después, contrario a su costumbre, Rodrigo Medina no se llevó en su vehículo al edil, sino que lo dejó en el sitio para atender a los medios antes de irse.

Unos minutos más la gente comenzó a abandonar el lugar, no sin antes pasar por su lonche y su refresco de naranja.

La vialidad del puente La Silla fue abierta.

DANIELA MENDOZA LUNA