DENISSE MESTA
27 de agosto de 2013 / 03:07 p.m.

Monterrey • Tras las acusaciones que la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, hizo en contra del Gobierno del Estado, el mandatario estatal, Rodrigo Medina de la Cruz comentó que no caerá en el juego de las declaraciones, ya que es una "pérdida de tiempo".

 

Señaló que él está ocupado gobernando, por lo que no se va a distraer en juegos.

 

"Nosotros no nos vamos a distraer en juegos de dimes y diretes, cada quien se dirige a como su actuar le convenga; nosotros estamos preocupados y ocupados en el Gobierno y gobernando, y no vamos a caer en ese juego, porque es pura pérdida de tiempo".

 

El gobernador indicó que quienes tienen un cargo como funcionario público se deben de dedicar a trabajar por la gente, y no abonar a un ambiente destructivo y de críticas.

 

Al ser cuestionado sobre un posible rompimiento entre estado y municipio por estas declaraciones, el funcionario estatal mencionó que se le debe de preguntar a Arellanes Cervantes si esos señalamientos influyen en la relación con el gobierno.

 

Por otro lado, luego de que la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, realizara en diferentes ocasiones recorridos a municipios del estado, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz señaló que la edil está en su derecho siempre y cuando no haya violaciones a las leyes electorales. Comentó que si infringe las leyes, tiene que atenerse a las consecuencias.

 

"Cada uno está en su derecho (de ejercer su derecho electoral), habrá que atenerse a las consecuencias legales, en caso de que haya alguna violación en esta materia", dijo.

 

Cabe recordar que la munícipe regiomontana ha realizado visitas a los municipios de Juárez, Ciénega de Flores y Sabinas Hidalgo.

 

A zanjar el pleito, por ahora

A días de otro episodio más de la guerra entre partidos y poderes en Nuevo León, la alcaldesa de Monterrey coincidió con la postura del Ejecutivo estatal y comentó que tampoco continuará con dimes y diretes con el gobernador.

 

Señaló que pese a las declaraciones, la coordinación entre ambas administraciones, sobre todo en materia de seguridad seguirá siendo cordial y con voluntad de colaboración.

 

"Todo lo que se refiera para mejorar las condiciones de los regiomontanos contará con mi colaboración", mencionó.

 

No obstante, declaró que seguirán acudiendo a las reuniones partidistas, ya que este tipo de actividades no se contrapone con su cargo.

 

El sábado pasado, Arellanes Cervantes recorrió Ciénega de Flores y Sabinas Hidalgo junto al alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez, y el senador Raúl Gracia.

En ese evento, la alcaldesa de Monterrey criticó a los gobiernos encabezados por miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a los que calificó como autoritarios y que equivalen a deuda e inseguridad, contra lo cual, dijo, hay panistas como ella, dispuestos a contrarrestarlos.

 

"No vamos a permitir que sigan haciendo de nuestro estado lo que quieren, que aquí estamos los panistas conscientes y dispuestos a trabajar por un mejor Nuevo León.

 

"Ya basta que quieran con la pura imagen y con su carita de yo no fui, hacerse a un lado y decir que no son responsables de nada, porque Nuevo León se merece gobernantes que den la cara, no nada más en los spots, no nada más de vez en cuando en las campañas", dijo Arellanes Cervantes entonces.