23 de agosto de 2013 / 02:06 a.m.

 

Monterrey • En la lucha por la soberanía energética el PRD no está dividido, aseguró el senador perredista Juan Sotelo García al considerar que compartir las ganancias de Pemex con empresas privadas podrían hacer que se repita la experiencia de la privatización de Teléfonos de México, cuyo único beneficio para el país es tener al hombre más rico del mundo en la persona de Carlos Slim.

Es riesgoso permitir la inversión privada, porque el mismo presidente Enrique Peña Nieto menciona en su propuesta que el 50 por ciento de las ganancias podrían ser compartidas.

Para los perredistas, la iniciativa que envió Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano para modificar las leyes secundarias es la más adecuada para salvaguardar la soberanía de la República.

"El país no tiene por qué compartir ganancias, hasta la mitad con las empresas privadas, en qué derivó la privatización de Telmex, ¿en un abaratamiento de la tecnología? No, sólo en que México tiene al hombre más rico del mundo".

Sotelo García estuvo en Monterrey, y recalcó que buscará de nuevo la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática y por ello se entrevistó con militantes de diversas facciones perredistas.

El senador es apoyado por el Frente Nacional “Patria para todas y todos”, que busca recuperar los principios del partido y entre ellos lucharán por conservar la soberanía del petróleo, como lo definió Lázaro Cárdenas en 1938.

"El PRD, en sus diversas expresiones, en su diversidad, está unido en torno a la propuesta de Cuauhtémoc Cárdenas", dijo el legislador federal.

La reforma profunda que requiere Petróleos Mexicanos se puede dar sin necesidad de privatizarla, e incluso sin tocar la Constitución.

"Proponemos reformar parte de doce leyes y expedir una nueva Ley de Fondos Petroleros, y con ello ser leales al decreto de 1938", insistió Sotelo García.

Por otra parte, Sotelo García dijo que no deben volver a "cometer errores como las alianzas con el PAN o el PRI, porque nos hemos desdibujado", y si seguimos así corremos el riesgo de convertirnos "en el Panal dos que un día se alía con un partido y al otro, vamos a ser un partido que dependa del gobierno si seguimos por ese camino".

Incluso, dijo que de llegar a la dirigencia nacional, está seguro de que podrá unificar al partido, y llegar con altas expectativas de triunfo a las elecciones del 2018, para ganarle al PAN y al PRI la Presidencia de la República.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL