8 de agosto de 2013 / 06:47 p.m.

La Real Sociedad aguarda con impaciencia el sorteo de la última eliminatoria de la previa de Champions League en la que se enfrentará a un equipo de gran nivel europeo, con la esperanza de que el Olympique de Lyon sea el oponente que le toque en suerte.

Dos partidos que decidirán los últimos cinco equipos que completarán la fase de grupos y que supondrá una lluvia de millones para los de San Sebastián si consiguen superarla.

Los otros rivales que entran en el bombo de los blanquiazules son menos deseados por diversas circunstancias.

El Schalke 04, Arsenal y Milán por el nombre, presupuesto y experiencia que tienen en Europa y el Zenit ruso porque llegará muy rodado tras un mes de competición en su país y porque obliga a un desplazamiento más incómodo.

Si finalmente la Real sale emparejada con el Lyon será un viaje placentero y hay que tener en cuenta que el primer encuentro se inserta en pleno inicio de Liga, por lo que este hecho favorecería a los donostiarras que no tendrían prácticamente desgaste para el encuentro de vuelta.

El ánimo de revancha por la eliminación en octavos de final en 2004 es otro motivo por el que el objeto de deseo de los donostiarras para esta andadura continental sea el equipo galo.

Hay un antecedente reciente entre ambos conjuntos enmarcado en la pretemporada del año pasado, cuando donostiarras y lioneses empataron a uno en un partido muy disputado en el que brilló Antoine Griezmann ante sus vecinos galos.

Hoy Griezmann, desde la concentración en la localidad inglesa de Colchester, ha hablado para la web de la Real y ha declarado que le gustaría jugar contra el Olympique "porque está cerca de casa y hay muchos amigos allí".

Griezmann ha asegurado estar "muy ilusionado" en la víspera del sorteo, al igual que José Ángel, que ha señalado que en la previa de Champions habrá seguro "un rival complicado", aunque ve a su equipo "bien preparado" para afrontar el reto.

EFE