31 de julio de 2013 / 08:00 p.m.

 Wilson Graniolati externó preocupación por el "concepto arbitraje" que ha perjudicado directamente en el marcador al Atlante en sus partidos ante León, Veracruz y Atlas, este último anoche en donde el delantero rojinegro Omar Bravo se ayudó con el brazo para controlar el balón y anotar el primer gol.

 

 

El estratega hizo recuento de las decisiones de los hombres de negro que han afectado su trabajo y de los integrantes del plantel azulgrana, lo cual casi lo tiene la "cuerda floja" pues Potros de Hierro suma dos derrotas y un empate en lo que va del Torneo Apertura 2013 de la Liga MX.

 

Graniolati citó la expulsión de Francisco "Kikín" Fonseca de parte del árbitro José Alfredo Peñaloza, apenas a los 10 minutos del juego que perdieron ante el local León por 1-0.

 

Asimismo la tarjeta roja del otro delantero, Jorge Alberto García, a los 50´, por parte del silbante Jorge Isaac Rojas, cuando el encuentro estaba 2-2 y al final ganó Veracruz 4-2.

 

Pero anoche, sobre la cancha del estadio Andrés Quintana Roo, sucedió lo peor cuando Omar bravo bajó el balón con apoyo del brazo izquierdo y luego remató con pie derecho para fusilar a Yosgart Gutiérrez y poner adelante a los Zorros, por lo cual el Atlante debió apretar para alcanzar el 1-1.

 

"Sí me preocupa el famoso concepto arbitraje", dijo el entrenador atlantista ya con varios años en México y quien pareció contenerse para no hacer declaraciones respecto al trabajo de los silbantes.

Notimex