10 de septiembre de 2013 / 08:41 p.m.

Los equipos de Europa están preocupados debido a que habrá cambios de fechas y podrían salir perjudicados.

 

Los principales clubes anticipan que la UEFA decidirá la semana próxima la posición del fútbol europeo en el debate sobre el cambio de fechas para la Copa Mundial de Catar 2022.

El presidente de la Asociación de Clubes Europeos, Karl-Heinz Rummenigge, advirtió el martes que se debe proceder "cuidadosamente" durante la reunión del consejo de estrategia de la UEFA en Dubrovnik, Croacia, el 19 de septiembre.

Aunque el panel es presidido por el titular de la UEFA, Michel Platini, que favorece jugar el mundial durante el invierno de Catar y no el verano a mediados de año, incluye delegados de la Asociación de Clubes Europeos (ECA por sus siglas en inglés) de 214 miembros y la organización que agrupa a las ligas europeas EPFL que incluye algunos de los adversarios más enérgicos a cambiar las tradicionales fechas de junio-julio.

"Lo discutiremos en detalle y ojalá encontremos una solución aceptable para todos", afirmó Rummenigge, el presidente del Bayern Munich que prefiere jugar en el invierno catarí, opción a la que se oponen muchos clubes miembros que lo reeligieron el martes.

El presidente de la FIFA Joseph Blatter dijo que 27 miembros del comité ejecutivo, incluso ocho directivos de la UEFA, deben decidir el 3 y 4 de octubre que el torneo no puede disputarse en el abrasador verano catarí. Blatter dijo a The Associated Press el mes pasado que su junta probablemente se opondrá al verano, por cuestión de principios, y solicitará consultas amplias para determinar la mejor fecha.

De jugarse en noviembre-diciembre paralizaría las ligas y clubes europeos durante semanas y alteraría el programa de la Liga de Campeones.

"Tenemos ahora una temporada fantástica", advirtió Rummenigge en una entrevista con la AP. "Tendremos que ser muy cuidadosos si la FIFA desea cambiar las fechas a noviembre o enero".

Rummenigge agregó que no tenía preferencias de fechas ni tampoco opinó que la FIFA había prejuzgado el resultado de las consultas.

"Es una decisión que debemos hallar conjuntamente", dijo, y agregó: "No comprendo por qué la FIFA quiere tomar una decisión tan anticipada" con nueve años de anticipación.

Pese a la incertidumbre, el ex estelar futbolista de Alemania Occidental no cree que sea un error que la FIFA haya elegido a Catar en diciembre del 2010, cuando la junta de Blatter desoyó el consejo de que las altas temperaturas podrían ser perjudiciales.

"Jugué la Copa Mundial en México. La final se disputó al mediodía con 40 grados centígrados a 2.200 metros de altura", dijo Rummenigge, que anotó en la derrota en la final por 3-2 contra Argentina. "Quizás no era muy bueno para mi salud pero lo hicimos".

Las ligas europeas aprovecharon la reunión de la ECA para formular su propio anuncio e instaron a la FIFA a no tomar una "decisión apresurada" sobre el cambio de fechas del mundial.

"Una decisión tan importante no puede ser apresurada con plazos artificiales", dijo la EPFL en una declaración y reclamó que la cuestión se resuelva en consultas.

AP