11 de agosto de 2013 / 09:32 p.m.

Ciudad de México • El Gobierno Federal lanzará la estrategia nacional contra la mortalidad materna en las zonas indígenas y rurales El Nayar, Nayarit, considerado uno de los tres municipios con índices altos de pobreza extrema en el país, y que consiste en instalar consultorios armables con tecnología de vanguardia para efectuar ultrasonidos, estudios de laboratorio y, en caso de amenaza de aborto, trasladar en helicóptero a las mujeres a los hospitales más cercanos.

Oscar Villaseñor Anguiano, secretario de Salud de Nayarit, informó se trata de un proyecto muy peculiar porque los hospitales de primer nivel llegarán y se instalarán en las zonas marginales, con la peculiaridad de que son armables y ahí se le dará atención las 24 horas, desde el inicio del embarazo hasta su culminación.

El proyecto será anunciado en unos días por las autoridades federales, la Secretaría de Salud y de Desarrollo Social, junto con las estatales participantes. Se estima que en un principio auxiliará y ayudará a 32 mil personas, porque también se dará consulta a pobladores de localidades aledañas.

Las denominadas "caravanas de la salud", dijo en entrevista con Milenio, han hecho una labor importante en la atención pero tienen graves dificultades para llegar a esas zonas marginales de difícil acceso porque se carece de carreteras. Igual sucede con la telemedicina, que ha sido muy loable, pero requiere estar buscando a las personas. En este caso el modelo se integrará a la comunidad y la labor será trabajar con los ancianos para que la gente acuda sin miedo.

Y la falta de acceso, de atención inmediata, ha obstaculizado que las mujeres lleguen a los hospitales o fallezcan en sus hogares por hemorragias.

"Este modelo de atención está diseñado para pueblos indígenas, se cuenta con ginecólogos bilingües, con parteras que atienden sus requerimientos conforme a sus creencias y además tiene un grupo de respuesta inmediata que usarán helicópteros, jeeps, camionetas cuatro por cuatro, para llevar a las mujeres con amenaza de aborto a hospitales especializados, como el Jesús María, que es mixto, porque maneja medicina tradicional y moderna".

"En ese hospital las mujeres en peligros serán esperadas por un equipo que sabe lo que se requiere porque previamente ya se les estará surtiendo de información", explicó en entrevista con Milenio.

Detalló que los hospitales armables, hasta inflables, tienen forma de cruz como una medida estratégica. Cada área contará con equipo tecnológico, insumos, medicamentos, camas, espacios adecuados y laboratorios que arrojen resultados en minutos, así como médicos, parteras y grupos de asesoría de su cultura.

Si bien se trata de un proyecto ambicioso y viable, Villaseñor Anguiano reconoció que los "usos y costumbres" forman parte de los factores que representan un reto para atender, si quiera, a las mujeres desde antes de embarazarse o cuando ya están con labor de parto.

Y es que los hombres de las comunidades huichol y cora son los que deben de dar su autorización para permitir, por ejemplo, el traslados de sus mujeres a los hospitales.

"El tema de uso y costumbre ha sido un tema de capacitación. Ginecólogos y pediatras acuden a las viviendas de las embarazadas para establecer puentes de contactos para que acepten los tratamientos, los traslados. En estas culturas las mujer debe de atender, someterse, a lo que diga el marido y si este lamentablemente aunque la mujer tenga hemorragia no permite que nos acerquemos no podemos hacer nada", aclaró.

Por lo regular, explicó, los hombres piden recursos porque el que sus esposas se encuentren en la capital les representa para ellos gastos incosteables, por ello, solicitan entre otras cosas, que se les otorgue asilo, garantice la alimentación, el ir y venir a sus casas dependiendo de cuánto tiempo permanezca hospitalizada la mujer porque dejan prácticamente todo su patrimonio.

Evangelina, mujer huichol, llevaba cargando un diagnóstico médico donde se señalaba que su hija menor de edad sufría hemorragia, estaba con amenaza de aborto y en peligro por falta adecuada de alimentación. Su caso llegó a la Secretaría de Salud local donde las autoridades de inmediato ordenaron que fueran por la mujer, que había sido dada de alta por los médicos. La madre de la joven explicó que de cierta manera el marido de su hija fue quien necesitaba dinero para permitir que se quedara en el hospital. No obstante, ella caminó varias horas para solicitar ayuda para su hija.

El 5% de las mujeres mueren al año por falta de atención en el parto

Existe otro proyecto paralelo. La presidenta de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nuvia Mayorga Delgado, anunció que a través de IMSS Oportunidades y la Secretaría de Salud, se capacitará a las parteras para acercar a las indígenas a los servicio de emergencias en Guerrero, Oaxaca y Chiapas, donde se estima que el cinco por ciento de las mujeres mueren al año por una falta de atención oportuna al momento del parto.

La funcionaria explicó que de acuerdo al presupuesto que reciba CDI, por parte del Congreso Legislativo, se podrá cuantificar el éxito de este proyecto de reducción de las muertes maternas, principalmente, porque todos los servicios les quedan retirados de sus comunidades.

Pero además de la capacitación, se acondicionarán las Casas de la Mujer de CDI que hay en esos tres estados, para que las parteras ahí atiendan a las indígenas en el momento que van a tener su bebé y que por la distancia no pueden llegar a tiempo a los Centros de Salud.

"Guerrero, Chiapas y Oaxaca mayor muerte por mujeres que no alcanzan a llegar a un centro de salud por las distancias que tienen que caminar, porque no hay un camino, tienen que bajar un cerro como pueden, están a punto de aliviarse o llegan cuando ya murió el feto, por las dificultades de su traslado, lo que también provoca desintegración familiar, porque los esposas las llegan a abandonar".

La mortalidad materna está muy alta, sobre todo en Guerrero, y ejemplificó que el cinco por ciento de ese tipo de muertes la tienen dichos estados, es decir, al año pueden morir cerca de 500 mujeres.

"Con esa capacitación que se está haciendo con IMSS Oportunidades y Salud, la mujer partera, nos han dicho los médicos, ellas enseñan empíricamente cómo mover a un niño para que nazca en parto natural, que no sea cesárea, y a través de esta capacitación se les darán los instrumentos por parte de CDI en esos tres estados, a fin de que las parteras ahí asistan a las madres indígenas", concluyó.

BLANCA VALADEZ