12 de junio de 2013 / 11:22 p.m.

De manera independiente de la propuesta personal que haga el entrenador Wilson Graniolatti, Atlante será un equipo agresivo, rápido, que sea protagonista, que juegue bien al futbol, aseguró el auxiliar técnico azulgrana Gabriel Pereyra.

En entrevista declaró que será un equipo que juegue bien al futbol y que dispute la pelota a muerte, que se entregue en el terreno de juego, pero que desarrolle bien su estrategia.

"La base del buen futbol es llegar al arco contrario. No vamos a jugar un descenso metidos atrás, a defenderse, queremos un equipo que sea ofensivo", afirmó.

Según dijo, lo que se busca es dar el salto de calidad con el plantel actual y con los extranjeros que lleguen de refuerzo.

En ese sentido, sostuvo que para enfrentar el próximo semestre y, sobre todo, la lucha por el no descenso, Atlante necesita de jugadores comprometidos que estén dispuestos a sacrificarse y, más que todo, que entiendan la situación en la que está el equipo.

Al concluir la sesión de gimnasio de la pretemporada del equipo azulgrana, agregó que al grupo lo ven bien, con emoción, ganas, entusiasmo e incluso ansiedad de iniciar una nueva etapa.

Consideró que más allá de que inicia un nuevo ciclo, lo importante es que hay jugadores que quieren estar en la institución y llegan con la disposición de querer hacer bien las cosas.

"Todos están muy contentos de pertenecer al Atlante, todavía falta que llegue el entrenador, Wilson Graniolatti, y dé a conocer la lista de jugadores con los que va a contar, además de los extranjeros que vaya a contratar".

No obstante, consideró que "el grueso del equipo está muy contento y trabajando muy fuerte en estos primeros días, pues la meta es que tengamos un muy buen torneo".

Sobre el plantel que participa en la pretemporada, dijo que el material humano es excepcional, que la calidad es extraordinaria y lo mejor de todo es que todos los jugadores quisieron llegar al Atlante.

Aseguró que los miembros del plantel están contentos de pertenecer a la organización y que incluso desde el primer día de la pretemporada ninguno puso una excusa, que llegaron a tiempo, están entrenando y esforzándose.