13 de julio de 2013 / 01:54 a.m.

Monterrey.- Los diputados locales preparan una nueva iniciativa para crear la Ley de Ciberbullying que podrían presentar en unas semanas, en la cual contemplan definir bien los conceptos para evitar que pueda afectar la libertad de expresión.

La diputada panista Carolina Garza, promotora de la iniciativa, señaló que entre las modificaciones sobre las que se trabaja están la de cambiarla del Código Penal al Código de Procedimiento Civiles, con lo cual ya no será un delito sino un asunto de carácter civil, cuya sanción podría ser económica o, bien, de trabajo comunitario.

"Estamos integrando una comisión, ya llevamos dos mesas de trabajos, con abogados, con expertos, y se están haciendo las modificaciones, estamos dejando una reforma que no se malinterprete, que quede clara y esperamos que para finales de agosto terminar esas modificaciones", dijo.

Explicó que lo que se quedaría como carácter penal será el acoso sexual cibernético, que se castigaría a instancia de parte.

Esta semana se llevó a cabo la segunda sesión de trabajo y esperan terminarla pronto para presentarla nuevamente.

Se está modificando un párrafo donde se define exactamente cuál es el acoso sexual cibernético, el sex time, y cómo se cae en él, y la manera de defenderse legalmente de él.

"También estamos planeando, se está haciendo también una redacción en cuanto a los políticos, en cuanto a que no coarte la libertad de presión, es simplemente el abuso, y que los políticos, por el hecho de ser personas públicas, tenemos un límite más amplio en cuanto a las críticas que recibimos, es para proteger a los ciudadanas afectados", agregó el funcionario.

Aclaró que no buscan atentar contra la libertad de expresión y para ello se especificaría en la nueva iniciativa los casos de políticos, funcionarios o personas de la vida pública que están más propensos a recibir críticas por su función y que no se utilice esta ley para evadir ese derecho que tienen los ciudadanos.

Esto es importante, porque como funcionarios, es común que en los medios de comunicación, e incluso en las redes sociales se les hagan caricaturas, críticas o chistes, a veces crueles, pero que no están incluidos en los ciberbullying.

"Otra cosa importante, lo que a las personas les molestó es que se reformara la parte referente a la difamación, porque hay una tendencia mundial a desaparecerla, y ya muchos países no la tienen en el ámbito penal sino en el civil, se va a cambiar al Código Civil", aclaró.

Francisco Zúñiga Esquivel