29 de marzo de 2013 / 02:09 a.m.

Monterrey.- • Las llamadas en falso a los números de emergencia ya no serán tomadas como una simple broma en Nuevo León.

Ante la alta incidencia de estos casos, el Congreso local y el Gobierno del Estado alistan una reforma legal para sancionar en forma punitiva a los responsables de estas llamadas, sin importar que se trate de menores de edad.

El castigo contemplado por este hecho se trasladará al padre o tutor legal del niño, según el anteproyecto revelado por el presidente de la Comisión de Seguridad, Francisco Cienfuegos.

“Estamos trabajando de la mano con el Ejecutivo y con los diferentes actores para poder llegar a tener una propuesta concreta…tendría que ser (una sanción) punitiva, por supuesto. Tenemos que ver de quien depende el menor, la tutela que tenga el menor, tenemos que ser nosotros responsables”.

¿Para precisar, la sanción iría al padre o tutor?

“Hasta ahorita se está pensando de esa manera, sería adelantarte algo, tenemos nosotros que llegar a un proyecto consensado”, explicó el diputado del PRI.

El legislador anticipó que antes de presentar un dictamen a la comisión que encabeza, se realizarán mesas de trabajo con la participación de expertos e involucrados en el tema para consensar el borrador de la iniciativa.

De acuerdo a cifras oficiales del C5, que recibe todas las denuncias a través de los números 066 y 089, casi una tercera parte de las llamadas son falsas, principalmente de menores de edad.

“Se reciben en el día 17 mil llamadas en promedio, de las cuales el 30 ó 32 por ciento de ellas son llamadas en falso, es por eso la insistencia…niños jugando, personas mudas que no tienen ninguna interacción con el operador telefónico.

“Hemos recibido en tiempo vacacional llamadas que de repente los niños hacen algún comentario que dicen: ‘cuídense porque ya salimos de vacaciones’. Pareciera que es una advertencia para los operadores telefónicos”, detalló Sergio Lozano, comisario general del C5.

En vacaciones, la cantidad de llamadas disminuye de 6 mil a 8 mil por día, precisó el funcionario estatal.

Dadas estas condiciones, el estado lanzará un programa denominado "Llamada Maliciosa", que busca desincentivar esta actividad mediante una reprimenda previa a las sanciones que se avecinan en la reforma legislativa.

“Se va a implementar un sistema que después de ser detectada la llamada, de 15 a 20 minutos posteriores a esa llamada se le va a hacer una llamada al número de origen para hacerle la advertencia de que ya se detectó que se están haciendo llamadas en falso al servicio de emergencia”.

A la par, la Secretaría de Seguridad Pública pondrá en marcha una campaña en medios de comunicación para alertar sobre los riesgos que representan este tipo de bromas, sobre entre la población infantil de la entidad.

LUIS GARCÍA