28 de junio de 2013 / 02:10 a.m.

Guerrero • Habitantes de 60 comunidades y autoridades municipales de Cutzamala de Pinzón se alistan para cerrar la presa el Gallo y exigir el suministro de agua potable y energía eléctrica, servicios de los que carecen a pesar de que son proveedores de parte importante del estado de México, Morelos y Distrito Federal (DF).

Isidro Duarte Cabrera, presidente municipal de Cutzamala sostiene que la situación de dicha demarcación es paradójica; tienen dos presas y un río con gran caudal, pero más de la mitad de sus colonias y comunidades carecen de agua potable.

Además, en su territorio opera una hidroeléctrica que vende energía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero al menos 16 de sus comunidades tienen que colgarse de diablitos para iluminar sus viviendas.

“La verdad es muy triste que los cutzamaltecos tengan dos presas; una es la del Gallo, que es la más grande de la entidad y la otra la Hermenegildo Galeana, mismas que garantizan el suministro de agua para algunos municipios del estado de México, Morelos, Michoacán y el DF”.

En contraste, los campesinos del lugar carecen de la infraestructura necesaria para impulsar la siembra de riego, ya que apenas explotan bajo esa modalidad entre mil y mil 500 hectáreas, lo que impide detonar económicamente a la zona.

Explicó que la cabecera municipal se integra por 12 colonias, de esas al menos seis carecen de la tubería necesaria para disfrutar de agua potable, se abastecen por medio de pozos y pipas.

De las 120 comunidades que forman la municipalidad, al menos 70 carecen del servicio, por lo que se ha recurrido a la CNA para solicitar la introducción, la respuesta de la dependencia ha ido en el sentido de mezclar recursos en un 20 y 80 por ciento.

Para el municipio no existen posibilidades de mezclar recursos con la federación, pues de los 32 millones de pesos que recibe al año 27 ya están comprometidos para la compra de fertilizante, el resto se ejerce en gasto corriente y obra pública.

“Lo que la gente plantea es que el gobierno federal nos apoye al cien por ciento, pues resulta ilógico que si nosotros suministramos el líquido a otras ciudades y estados no haya un trato de gratitud”, indicó.

Dijo que la población está decidida a movilizarse y cortar el suministro hacia el DF y el Edomex, como lo hizo ya en la década de los noventas para que se les hagan caso.

El 15 de junio hubo una reunión de comisarios, delegados, presidentes de colonias y representantes del cabildo para discutir el tema, al final dieron un plazo de dos semanas para que la empresa Mexhidro, que es la que explota el agua y la energía eléctrica en la presa El Gallo se siente a dialogar con ellos.

El plazo vence el próximo domingo 30 de junio a las 12 del día, si no hay diálogo con la compañía tomarán las instalaciones de la presa El Gallo y con ello detendrían la generación de energía y el bombeo de agua.

El movimiento tendría una repercusión inmediata en varias ciudades de Morelos, estado de México y el DF, de ahí el planteamiento de que la compañía acepte sentarse a dialogar.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN