10 de abril de 2013 / 10:30 p.m.

La competencia se disputa en el Rockingham Speedway, lugar que dista muy pocos kilómetros de la residencia del piloto del equipo Red Horse Racing, quien prácticamente correrá en casa.

"En el equipo estamos muy motivados, previo a Rockingham, gracias al buen trabajo desarrollado el fin de semana pasado en Martinsville. Desafortunadamente factores externos nos impidieron concretar de buena forma la carrera, pero bueno, ya se le dio vuelta a la hoja y confiamos que lo que vendrá será mucho mejor", dijo.

A pesar de la cercanía, el óvalo de Rockingham es una pista que el piloto no conoce todavía, pero el que sea un trazado relativamente corto, de una milla, hace que Quiroga eche la vista atrás, rememorando las pistas de similar longitud que se encontró cuando corría en México.

Aun así, el fuerte peralte de las curvas de la pista de Carolina del Norte las hará muy diferentes de las pistas planas de México de esa longitud, como Querétaro o el Autódromo Hermanos Rodríguez.

"Rockingham Speedway será algo nuevo para mí, sin embargo, sé que es muy similar a las pistas mexicanas en cuanto a sus dimensiones y eso me tranquiliza para hacer bien las cosas. Confío en que tenemos grandes posibilidades de andar rápido, la meta es seguir generando puntos en la pelea por el título del novato del año", señaló.

La camioneta que usará en Rockingham será diferente a la utilizada en Martinsville, que era específica para pistas cortas y ahora necesita una configuración completamente diferente, pero en Red Horse Racing tienen el talento y la capacidad de afrontar en apenas una semana dos eventos tan diferentes entre sí, aseguró el piloto.

"La camioneta que se utilizará tendrá algunos ajustes en el frente, en la aerodinámica del piso y detalles en la carrocería que el equipo considera ayudarán para tener un mejor desempeño en la pista", puntualizó el tres veces ganador de la Nascar México.