11 de febrero de 2013 / 01:20 a.m.

Guerrero • El alcalde de Olinalá, Eusebio González Rodríguez sostiene que la presencia de elementos de la Marina ha regresado la paz a dicho municipio ubicado en la región Montaña, lugar en el que se registró el movimiento de autodefensa ciudadana más importante de 2012.

A cuatro meses del movimiento que detonó el asesinato de un transportista, el primer edil señala que el ambiente social en Olinalá es de tranquilidad, luego de que por espacio de tres semanas los habitantes se apostaran en las entradas con armas y capuchas para cerrarles el paso a los delincuentes.

“"Estamos coordinados con la gente y las autoridades del estado y la federación, se puede constatar que en la región hay paz y afortunadamente creo que vamos avanzando poco a poco"”, señaló el alcalde de filiación priísta.

Sostuvo que hasta el momento, la presencia de los elementos de la Marina se mantiene de manera indefinida, por lo que no se tiene considerada una fecha para que se retiren.La incidencia delictiva disminuyó en forma importante, además de que a la fecha no se registran roces de ningún tipo entre quienes formaron el grupo de autodefensa y los marinos que patrullan la ciudad.

El hecho de que se armaran y cubrieran el rostro no les generó ningún tipo de persecución, como en su momento llegaron a temer.

González Rodríguez señaló que tiene acuerdos concretos con la Policía Civil y Popular que se constituyó en diciembre de 2012 en Temalacatzingo y 30 comunidades que concentran la población indígena de Olinalá, “"pactamos colaborar y de esa manera garantizar que haya un buen trabajo en materia de seguridad pública, prevención del delito y respeto a derechos humanos"”.

Indicó que hay condiciones para evitar algún roce entre los grupos de civiles y las corporaciones reglamentarias, pues la PCP afiliada a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) opera en la zona indígena, mientras que la cabecera municipal está resguardada por el personal de la Marina.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN