16 de junio de 2013 / 07:21 p.m.

Ciudad de México • Personal de guardia del Hospital Ángeles del Pedregal atendió la madrugada de este domingo al ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, debido a un dolor que presentó.

Esta situación complica su traslado a la entidad que gobernó y donde es requerido por la procuraduría de justicia para comparecer en la investigación que hay en curso por un mal manejo de finanzas durante su gestión, situación que lo mantiene bajo arraigo.

El abogado Eduardo Luengo Creel, mencionó que su cliente se encuentra estable y en las próximas horas difundirán el parte médico del cardiólogo.

En entrevista telefónica dijo lo siguiente:

"Tuvo que ser nuevamente revisado en la madrugada por personal médico del hospital. Tuvo algún dolor y fue atendido por los médicos de guardia, pero está estable".

Subrayó que ni médicos de Tabasco, ni de la Procuraduría General de la República (PGR) tienen facultades para revisar al ex mandatario estatal, pues hay un cardiólogo que tiene a su cargo la salud de su cliente.

"La orden del juez Tercero de Villahermosa es solicitar un arraigo, punto, no es preguntar cómo está de salud ni cuál es su estado anímico", puntualizó Luengo Creel.

Enfatizó que no hay condiciones para trasladar al químico Granier a Tabasco porque eso sería poner en peligro su vida.

Asimismo, comentó que Andrés Granier va a enfrentar los cargos que hay en su contra y no va a evadir la justicia, pues no ha tenido la intención de huir, pues "si esa hubiera sido su intención, simple y llanamente no regresa al país".

Sobre el amparo que promovió contra el arraigo solicitado por la procuraduría de justicia de Tabasco, destacó que mañana puede haber noticias sobre ese tema.

Por último, dijo que Granier no está en condiciones de recibir visitas para festejar el Día del Padre.

RUBÉN MOSSO