16 de octubre de 2013 / 09:20 p.m.

La racquetbolista Paola Longoria López, campeona mundial y número uno del mundo, confirmó la realización de su primer torneo dentro del tour profesional, el cual se llevará a cabo del 12 al 15 de diciembre en Monterrey, Nuevo León con la participación de las mejores 20 jugadoras del ranking mundial.

"Estoy muy contenta con mi torneo, es para mí un gran honor poderlo realizar con las mejores jugadoras, vendrán las primeras 20 del ranking mundial y será en la categoría Grand Slam.

"He contado con el apoyo de todos, de mis patrocinadores, del Gobierno de Nuevo León, de mi Universidad (UANL), de la CONADE, así que sin duda será un gran evento, repartiremos una bolsa de 30 mil dólares y eso hace que sea además muy atractivo", informó la raquetbolista sobre el Paola Longoria Invitational de fin de año.

En el auditorio de la Dirección General de la CONADE, Longoria se dio tiempo de responder todos los cuestionamientos de los representantes de los medios de comunicación sobre sus logros, incluso opinó sobre el momento que pasa la selección nacional de futbol.

"Lo único que les puedo decir es que suden los colores de la camiseta, no los ves entregados en la cancha, yo creo que hay algunos jugadores que les falta humildad.

"Al final somos México, hay que apoyarlos, ojalá saquen la casta por el país y que puedan hacer un buen papel, que les vaya bien en el repechaje", comentó la potosina.

Sobre la posibilidad de que su deporte ingrese al programa oficial de los Juegos Olímpicos, Paola dijo que dependerá del proyecto que presente la Federación Internacional de Raquetbol, sin embargo, añadió que una buena propuesta sería trabajar de la mano con el squash.

"Sueño con que mi deporte sea olímpico, me encantaría poder jugar y si no se puede estar presente como entrenadora; la Federación Internacional debe presentar un buen plan, una buena propuesta para que seamos considerados; yo creo que una opción es unirnos con el squash, así como le hizo el beisbol y el softbol, así podríamos ser una sola federación con diferentes modalidades y eso podría ser más atractivo", detalló.

Más alla del deporte, Paola se vislumbra como mamá, incluso como gobernadora o dirigente del deporte nacional o inmersa en la política.

No obstante, no pierde de vista que el principal reto es mantenerse como la número uno del mundo, consolidar su torneo, difundir su deporte y también asimilar la derrota cuando esta llegue.

"Es muy fuerte pensar en la derrota, pero cada torneo que gano estoy consciente de que puede pasar y que cada día puede estar más cerca porque mucha gente espera que gane y muchos más esperan que ya pierda.

"Sí estoy preparada para cuando llegue ese día y sé que lo sabré afrontar como debe ser, para eso cuento con el apoyo de mi psicóloga y sobretodo de mi familia", finalizó la mejor racquetbolista del mundo.

REDACCIÓN con información de Conade