19 de enero de 2013 / 02:07 a.m.

Ciudad de México • Familiares del profesor de arte dramático Juan Francisco Kuy Kendall, quien resultó lesionado de gravedad supuestamente con un artefacto de gas lacrimógeno durante los disturbios del 1 de diciembre pasado, interpusieron una denuncia en la PGR para que los responsables sean encarcelados y obtener una indemnización.

Kuy Kendall sufrió fractura expuesta de cráneo con pérdida de masa encefálica por un objeto que, según testimonios, fue lanzado por elementos de la Policía Federal.

Fernanda Kuy Kendall, hija del dramaturgo y profesor del INBA, acudió al edificio central de la Procuraduría General de la República en avenida Reforma, donde presentó una “denuncia de hechos”.

Dijo que ninguna autoridad local o federal ha dado respuesta a sus demandas para que “esta artera agresión no quede impune”, por lo que desconocen el estado de la investigación.

A un mes y medio de las graves lesiones al profesor de arte dramático, su hija explicó que la demanda contiene dos puntos.

“Venimos a pedir justicia, reparación del daño y castigo a los responsables, mi padre se encuentra muy grave todavía y el reporte médico señala que presenta una infección bastante fuerte en la lesión”.

Lanzó una exigencia a los gobiernos federal y local: “Queremos vivir en un país donde se respeten los derechos humanos”.

Fernanda comentó que durante las manifestaciones de protesta por la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto, su padre salió a las calles para demandar un México más justo.

“Mi padre salió ese día porque pensaba en un mundo mejor, no solo para mi o para sus nietos, sino un mundo mejor para el obrero, para el campesino, para toda la gente que ha estado un mundo mejor, un México mejor; no se vale que nos corten las alas de seguir luchando y de seguir soñando”.

Activistas del #YoSoy132 y otras organizaciones de la sociedad civil acompañaron las demandas de la familia del dramaturgo y realizaron una manifestación pacífica en el camellón de Reforma frente a la sede de la PGR, para exigir justicia.

Ignacio Alzaga