8 de noviembre de 2013 / 03:09 p.m.

El vocero de gobierno Jorge Domene informó en una rueda de prensa de diversos delitos de una banda de secuestradores en los municipios de Monterrey, Guadalupe, San Nicolás, Cadereyta y Villagran, Tamaulipas.

Según investigaciones los secuestros fueron realizados durante el 2012 y 2013, en contra de comerciantes sin relación con delincuencia organizada.

El grupo fue formado por  Héctor Fernández Martínez Ulloa quien es un reo fugado en el 2008 del penal del  Topo Chico, quien junto con tres internos cumplía condena por posición de armas y otros delitos.

Después de escapar del penal  reunió 15 sujetos para cometer secuestros, de los cuales 13 ya fueron detenidos, mientras dos siguen prófugos.

El pasado mes de julio fue recapturado por agentes ministeriales junto con tres cómplices y son procesados por el tema de los secuestros.

Continuando con la investigación, el pasado primero de noviembre se detuvo a Artemio Cisneros Alanís, complice de 37 años con domicilio en la colonia Alta Vista en Monterrey.

Cisneros Alanís confesó que desde hace dos años sus funciones dentro del grupo consistían en el secuestro de las víctimas, y era el principal negociador de esta banda, ya que era el encargado de obtener rescates a cambio de la libertad,  así como vigilancia y halconeo.

Varios elementos de la Unidad Antisecuestros ubicaron a Alanìs en un bar de la colonia Tecnológico junto con dos más, quienes fueron identificados como José Luis Garza Navarro y Maria de Jesús Pérez Alvarado, y se les aseguraron cuatro dosis de cocaína, pero aun no se les relacionan con este grupo.

Algunos de los delitos de Cisneros Alanìs fueron:

El 23 de marzo del 2012 priva de la libertad al hijo de un comerciante en Jardines de Anàhuac, San Nicolás.

18 de junio del mismo año, secuestran a un joven en la colonia Buenos Aires en el municipio de Monterrey y lo trasladan aun taller mecánico de la avenida López Mateos en Guadalupe.

El 20 junio privan al hijo de la dueña de una papelería de Guadalupe.

El 26 de septiembre secuestran a una mujer en un taller mecánico de la avenida Pablo Livas.

El 15 de octubre secuestran en la colonia Venus, Guadalupe a una persona, quien permaneció oculta por cinco días.

El 29 de octubre secuestran al hijo de un vendedor de maquinaria y después de cuatro días, lo dejan en libertad.

1 diciembre, después de trasladarse a Tamaulipas, privan a un ganadero.

El 18 diciembre, secuestran al hijo de un comerciante en San Nicolás, llevándolo a una casa de seguridad en la colonia Héroes de México, por alrededor de seis días.

En este año, el 24 de febrero, actuaron en contra del dueño de una refaccionaría en la colonia Villa Española.

El 11 de marzo, con la privación de la libertad de la dueña de un negocio de fiestas infantiles en San Nicolás.

21 de marzo luego de privar de la libertad al dueño de un negocio en Villa española, por temor de ser descubiertos, lo dejan en libertad.

El 18 de abril, a un comerciante de Nueva Cadereyta, lo llevan a una casa de seguridad en la colonia Jardín Español.

Y al mismo tiempo liberaban a un comerciante de una vulcanizadora, después de tres días en la colonia Tacubaya, en Guadalupe.

Y por último, una mujer y su hijo son secuestrados en la colonia Cumbres, Monterrey el 13 de mayo.

Cabe resaltar que en todos estos delitos, después de una gran suma de dinero, ponían en libertad a sus victimas.

Por lo tanto, se le investigan otros casos.

Redacción.