14 de marzo de 2013 / 09:37 p.m.

Monterrey • El joven que presuntamente asesinó por venganza al pequeño Moisés Ramírez Rojas, de ocho años, negó ser responsable y aseguró que fueron integrantes de un grupo criminal quienes lo victimaron; luego se apegó a los beneficios del artículo 20 al rendir su declaración preparatoria.

Axel Antúan Landeros Reyes compareció este jueves ante el juez de Cadereyta, quien le inició un proceso criminal por el delito de homicidio calificado.

Después de dar ese argumento, el presunto homicida se negó a seguir hablando de los hechos que le atribuyen.

Aunque, supuestamente Axel Antúan cuenta con el apoyo de un abogado particular, durante la diligencia fue asesorado por el defensor oficial adscrito al juzgado, porque su representante no llegó a la diligencia.

En el expediente que enfrenta quedó asentado que fue el pasado 11 de febrero, cuando fue detenido por elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Los ministeriales lo capturaron cuatro días después de que la madre del pequeño, Petra Jovana Ramírez Rojas, denunció su desaparición y lo señaló como principal responsable.

Sin embargo, Axel Antúan públicamente se deslindó de la desaparición del menor, pero posteriormente confesó su responsabilidad y condujo a los investigadores hasta el lugar donde había abandonado el cuerpo del menor, a quien asesinó a golpes desde el mismo día que se lo llevó de su domicilio ubicado en la colonia Las Sabinas en Guadalupe.

REDACCIÓN