6 de enero de 2013 / 03:27 a.m.

Guerrero.- Los escurrimientos de al menos 24 barrancas que atraviesan la capital de Guerrero podrían ser utilizados para regar las áreas verdes de la ciudad, incluso hasta para dar mantenimiento a instalaciones deportivas del gobierno estatal y del municipio.

Rodrigo Alarcón Sánchez es un asesor externo de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado para Chilpancingo (Capach) que está a cargo de los trabajos del saneamiento del río Huacapa.

El Huacapa es un río que parte en dos la ciudad y que durante décadas se convirtió en un foco de infección, ya que se le utilizó como vertedero de las aguas negras que generan más de 300 colonias y cinco barrios tradicionales.

En dicho río se depositan las aguas que bajan de al menos 24 barrancas.

El proyecto que ya está en marcha en Chilpancingo tuvo una primera etapa y consistió en evitar que las aguas negras llegaran al encauzamiento del Huacapa, lo que de acuerdo al asesor externo de la Capach ya se consiguió, pues todas las barrancas depositan sus vertientes en canales que se encuentran en los márgenes del río.

Para este mes se tiene considerado iniciar la segunda etapa, que consiste en hacer llegar todas las aguas residuales a la planta potabilizadora y darle una utilidad social a la misma.

Sostiene que no todas las aguas de las barrancas son negras, pues en el trayecto hay muchos mantos de agua limpia que en el proceso se contaminan, por eso es necesario realizar el tratamiento correspondiente antes de reutilizarla.

Generar la infraestructura y llevar a cabo los trabajos no será tan caro, pues el asesor estima un gasto no mayor a los 800 mil pesos, en tanto que las obras estarán culminadas a finales de abril.

Con el tratamiento adecuado se puede limpiar el agua hasta en un 90 por ciento, lo que permitiría resolver el problema del mantenimiento de las áreas verdes, de las que muchas en la actualidad lucen secas por la falta de agua.

La administración municipal pretende construir un cárcamo de bombeo para el riego de todas las áreas verdes, ahí habrá filtros que permitirán dar una mayor calidad al agua que se genere.

“Sin caer en la exageración, en ese punto tendríamos la capacidad de llenar una pipa de 10 mil litros en un tiempo de diez minutos, lo que nos da una señal de la cantidad que estaríamos recuperando”, apuntó.

Explicó que entre las barrancas más importantes de la ciudad están las de Jalahuatzingo, Apatzingo, la barranca del Coro Coro, Los Tecolotes y Chuchululuya, entre otras.

El proyecto forma parte de un plan integral de rescate del río Huacapa, que tiene como finalidad mejorar el nivel de vida de los más de 300 habitantes de Chilpancingo, a los que se les dará un entorno menos contaminado.

 ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN