9 de junio de 2013 / 12:05 a.m.

Tras la dura derrota que sufrió Miami, ante los Spurs de San Antonio, en el primer juego de la serie por 92-88, el Heat de Miami, tiene la obligación en casa de ganar segundo juego, por el título de la NBA.

Ni el "triple-doble" que logró el estelar jugador de Miami, LeBron James, quien consiguió 18 puntos, atrapó 18 rebotes y tuvo 10 asistencias, fue suficiente para evitar que un experimentado cuadro texano lograra uno de sus primeros objetivos, arrebatarle un triunfo a Miami en su casa y con ello quitarle la ventaja de la localía en la serie.

Para este segundo juego, no habrá que esperar muchos cambios, San Antonio seguirá desplegando el esquema defensivo que mostró en el juego inaugural negándole a Miami el acceso a la pintura y obligándolo a realizar tiros perimetrales.

Durante gran parte del partido, eso pareció no importarle al equipo floridiano quien se mostraba certero en sus lanzamientos, además de que el cuadro texano, fue inusualmente dominado en los rebotes, pues Miami capturó 46, nueve de ellos ofensivos por 37 que capturaron los Spurs, seis de ellos a la ofensiva.

Sin duda la clave para que San Antonio ganara este primer juego, que le mantiene invicto en juegos inaugurales de serie por el título de la NBA (pues ha ganado los cinco que ha disputado), fue nulificar a los otros dos miembros del "Big Three" local, Dwyane Wade y Chris Bosh.

Esta labor fue más que evidente en el último cuarto, cuando San Antonio no permitió que Wade encestara puntos, en tanto que Bosh sólo aportó dos unidades en el último cuarto, con lo que el peso ofensivo recaía en LeBron James.

Posiblemente San Antonio esté optando por una estrategia que muchos equipo buscaban aplicar a los Toros de Chicago, cuando estaba con ellos Michael Jordan, es decir, saben que es imposible evitar que en este caso LeBron James sea el artífice ofensivo, pero no puede anotar todos los puntos de Miami, por lo que se enfocan en controlar o maniatar lo más posible a los demás jugadores.

Además, para LeBron James esta serie tiene un sabor a revancha, pues cuando James, que antes jugó con los cabelleros de Cleveland, ya enfrentó en una ocasión a San Antonio, en una serie por el título, fue en el 2007 y en esa ocasión San Antonio hizo valer su mejor juego de conjunto, ahogaron a James y ganaron la serie por "barrida" de 4-0.

Habrá que observar qué modificaciones presentará Miami en este segundo juego, ya que es el equipo de la Florida quien tiene que salir a ganar, pues ponerse en desventaja 0-2, en esta confrontación les pondría cuesta arriba la serie, ya que Spurs buscaría finiquitar la confrontación en casa, con su público y con ello seguir invictos en series por el cetro de la NBA, logrando su quinto trofeo "Larry O´Brien".

Notimex