28 de julio de 2013 / 03:50 p.m.

 México  • Con las 100 presas más importantes del país a casi la mitad de su capacidad y cuatro meses de potenciales lluvias, existe optimismo de concluir la temporada húmeda con reservas suficientes del vital líquido.

En días pasados la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó de algunos incrementos importantes en embalses de Andrés Figueroa, en Guerrero, o Juan Sabines, en Chiapas con aumentos del 61 por ciento.

Otras de las presas como Endhó, en Hidalgo; El Gallo, en Guerrero; y Guadalupe, en el Estado de México, registran también incrementos del 20 al 30 por ciento debido a las lluvias de las últimas semanas.

Actualmente, las cinco presas más grandes del país son La Angostura y Malpaso, en Chiapas; Infiernillo, en Guerrero y Michoacán; Temascal, en Oaxaca y Aguamilpa, en Nayarit.

Estadísticas de la Conagua estiman que en las más grandes e importantes del país, están acumulados actualmente 57 mil 722 millones de metros cúbicos del vital líquido.

Esto significa que esas presas, se encuentran en este momento al 48.71 por ciento de su capacidad total, calculada en 118 mil 500 millones de metros cúbicos. Esto es, para llegar al 100 por ciento, faltan todavía 60 mil 778 millones de metros cúbicos.

Sin embargo, hay optimismo de alcanzar una cifra muy positiva, debido a que aún no concluye la temporada de lluvias y a que estados como Chihuahua han registrado lluvias atípicamente altas en los últimos días, lo que comienza a paliar la situación de sequía.

De acuerdo con un análisis sobre la situación del agua en México, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México hay un total de cuatro mil 462 presas y 667 se consideran como grandes.

La capacidad total de almacenamiento en todas estas presas asciende a 150 mil millones de metros cúbicos y en 100 de ellas, consideradas las mayores, se almacena el 79 por ciento de esa cantidad, es decir, 118 mil 500 millones de metros cúbicos.

El nivel actual de almacenamiento es todavía insuficiente para garantizar el abasto el próximo año, pero hay optimismo de que se alcancen cifras adecuadas en los próximos meses de lluvia.

De acuerdo con mediciones del Inegi, en los últimos 20 años, el nivel de almacenamiento en las 100 presas más importantes del país, ha variado principalmente debido a situaciones meteorológicas.

Al respecto se señala que el año más crítico fue el 2002 con apenas 58 mil dos millones de metros cúbicos; mientras que el más positivo fue 2008, con 106 mil 165 millones de metros cúbicos.

La Conagua mantiene los programas de entrega de agua en pipas en las regiones con sequía como en el estado de Sinaloa, donde se han entregado más de 55 millones de litros de agua potable para uso doméstico en cuatro meses.

De igual manera en Durango, donde la entrega de agua por pipas para consumo humano alcanza más de 19 millones de litros en los últimos cuatro meses.

Dichos programas continúan, mientras se siguen recuperando las presas. Incluso, no se descarta que las presiones en los estados con sequías disminuyan cuando haya terminado la actual temporada de lluvias.

En este marco, la acumulación de agua debe tomarse con precaución, debido a que más del 60 por ciento del vital líquido, se utiliza para actividades agropecuarias.

 — NOTIMEX