18 de febrero de 2013 / 01:40 p.m.

Monterrey.- • Pese a que el Gobierno federal se comprometió a implementar una serie de acciones para bajar el costo del huevo, alimento esencial en la comida de los mexicanos, lo cierto es que el precio de las tapas de dicho producto sigue alto, pero lo peor está por venir.

En un recorrido realizado en negocios del centro de Monterrey, se pudo constatar que la tapa se vende hasta en los 60 pesos.

Los comerciantes estiman que en los siguientes días se incremente el valor del mismo, debido al problema de influenza aviar en el estado de Guanajuato.

“"Se me hace que no va bajar, al contrario se va a ir para arriba, va a subir algo; estamos pensando en que va a aumentar, actualmente lo estamos vendiendo en 54, 60 pesos y, más barato, 44 pesos la tapa"”, dijo el comerciante José Oyervides Saucedo.

Los locatarios argumentaron que, por el momento, no tienen desabasto, pero estiman que se vaya a presentar una situación así, y es que serán sacrificadas casi medio millón de gallinas para evitar que el brote de influenza se traslade a otras granjas y entidades.

Los vendedores destacaron que la venta del producto ha disminuido entre un 20 a 40 por ciento, sobre todo, desde el último semestre del año pasado a la fecha.

“"El cliente busca lo más económico a menos de que sea muy tarde y los negocios estén cerrados: lo compra al precio que sea, pero la venta ha disminuido en estos días, hasta en un 20 por ciento han caído las ventas por lo elevado que ha estado el huevo"”, dijo Marco Antonio Vargas Portales, uno de los rotulistas del Mesón Estrella.

Por su parte, José Oyervides Saucedo añadió que, en su negocio, las ventas han bajado hasta en un 40 por ciento.

“"Las ventas han estado más o menos, no muy buenas, porque subió un poquito de precio y es lo que está parando la venta, ha bajado la venta hasta en un 40 por ciento, porque el precio se les hace caro, la media tapa la vendemos en 25 pesos o pasadito"”, dijo.

El año pasado un brote de gripe aviar H7N3 se presentó en el oeste de México, por lo que fueron sacrificadas más de 22 millones de gallinas y pollos, lo cual derivó en que el precio de la carne y huevos se incrementara considerablemente.

Dentro de las acciones del Gobierno federal dadas a conocer en el último semestre del 2012 para frenar el alza de dicho producto, se encontraban una serie de paquetes financieros a través de la banca de desarrollo por unos tres mil millones de pesos.

Se contemplaron facilidades de pago para quienes tuvieran un crédito contratado y hubieran resultado afectados, a fin de reestructurarlos.

Además, se ofreció el respaldo financiero a tasas de crédito preferenciales para la compra de gallinas ponedoras y reposición de la parvada, apoyo crediticio para incremento de las capacidades de compra de alimentos de uso avícola, así como beneficios para ampliar y mejorar el equipamiento de granjas y para instalar otras nuevas.

MARILÚ OVIEDO