26 de enero de 2013 / 03:55 a.m.

La fracción del PRI en el Congreso estatal se pronunció por coadyuvar, desde el ámbito legislativo, el proyecto que el Ejecutivo presentó como mecanismo de combate al rezago social.

 Chihuahua • La fracción parlamentaria priista del Congreso de Chihuahua se sumó a la Cruzada Nacional Contra el Hambre que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto y se pronunció por coadyuvar desde el ámbito legislativo en este proyecto de nación.

Enrique Serrano Escobar, coordinador del grupo parlamentario, dijo que se reconoció la trascendencia de esta nueva visión para combatir la pobreza, mediante acciones de fondo para mitigar la pobreza y la necesidad alimentaria en el país.

Asimismo celebró que mediante la Cruzada Nacional Contra el Hambre se promuevan las actividades económicas propias de cada región, “con las que las mismas familias tengan oportunidades para resolver sus propias carencias”, expresó.

Al fijar su posicionamiento sobre el programa federal, el grupo parlamentario del PRI, expresó que Chihuahua es una tierra de contrastes, ya que cuenta con uno de los municipios más pobres del país y también tiene enormes carencias en otras ciudades.

Tras apuntar que lo anterior crea la imperante necesidad de hacerle frente a un conflicto social complejo, se indicó que la inequidad histórica en la distribución de la riqueza que existe en México se refleja también en esta entidad norteña.

“Chihuahua ha enfrentado retos tan difíciles como la sequía, las heladas, y por otro lado, la crisis de seguridad, por lo que la Cruzada Nacional contra el Hambre refleja el cambio en la política social que abre paso a los cambios meditados por la ideología que nos representa como partido político y sobretodo como ciudadanos comprometidos con nuestra Patria”, señaló.

Mediante un comunicado se recordó que esta medida no es de carácter asistencialista, ni tampoco es un simple reparto de alimentos. La vislumbran como una estrategia integral de inclusión y bienestar social, así como un cambio estructural en materia de combate a la pobreza que evolucione los mecanismos sociales.

“Es una instancia incluyente para el diálogo de los sectores público, privado y social, con el objeto de generar acuerdos para fortalecer, complementar y en su caso, mejorar las líneas de acción y cumplir con mayor eficacia los objetivos de combatir la pobreza multidimensional extrema”, señaló el grupo parlamentario del PRI.

Cabe destacar que el pasado 21 de enero, el presidente Enrique Peña Nieto, presentó el Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre, cuyo decreto fue publicado en el Diario Oficial de la Federación como un mecanismo de combate al rezago social.

JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO