13 de abril de 2013 / 04:26 p.m.

Monterrey • Los regidores regiomontanos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) criticaron la decisión de que el desalojo de puesteros se haya dado sin que la autoridad municipal haya prevista un sitio donde reubicarlos, lo que habla que se carece de un plan adecuado para estas acciones, aseguró el coordinador de los ediles priistas, Eugenio Montiel Amoroso.

Aunque no se manifestó en desacuerdo con la medida de reubicarlos, sí considera que debe existir sensibilidad de la autoridad municipal, dado que detrás de estas personas existen familias que viven de los ingresos que obtienen de las ventas en la calle.

Insistió en que debe existir un plan ordenado antes de realizar cualquier movimiento a fin de que este tenga mayor efectividad.

"Sí estamos aplicando la ley, pero nuestra postura es que falta sensibilidad en el municipio" recalcó el regidor.

Montiel subrayó que toda esa gente que sacaron de sus puestos de trabajo tiene familia y requieren ingresos para subsistir, por eso es importante tener un plan definido para no perjudicarlos cuando se aplique la ley.

"Si no tenemos un plan maestro por etapas, ¿dónde se van a reubicar? Ayer la alcaldesa dijo, para apaciguar un poco: les vamos a dar otra calles, pero no está definido", enfatizó Montiel Amoroso.

Recordó que esta situación no es nueva, pues se la plantearon a la alcaldesa Margarita Arellanes por lo menos unas cinco o seis veces, aunque no hubo respuesta.

“Pero parece que hicimos mella, porque cambiaron al director de Comercio, y ahora pusieron un militar. Se fueron al otro extremo”, consideró Montiel Amoroso.

El coordinador de los regidores priistas consideró que sea quien sea el director de Comercio, se necesita un plan definido, por etapas, para no afectar la gente.

"Antes de haberlos movido, debimos haber tenido, como se dice, el remedio y el trapito, es lo que criticamos, pero que estamos a favor de la legalidad, sin duda", aclaró.

Al respecto, la regidora Carlota Vargas indicó que deben reconocer que los puesteros estaban en zonas donde obligaban a la gente a bajar al arroyo de la calle para poder cruzar, y esto era un problema, pero tampoco es fácil nada más cambiarlos de sitio.

"El problema no es fácil de resolver, hay que sentarse en serio para crear un buen programa para resolver este problema, porque no basta sacarlos de ahí y mandarlos a un mercado.Los comerciantes necesitan un lugar donde haya gente, porque requieren vender, para vivir.

"Mercados ha habido varios y no han funcionado, porque no ha habido una buena planeación, ahí están como elefantes blancos, mercados que se hicieron sin una buena planeación" insistió.

Mencionó que además es importante que en este tipo de operativos y acciones, se cuiden los derechos humanos de las personas.

"Que asista personal de Derechos Humanos, para que estemos seguros de que o serán afectados".

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL