2 de julio de 2013 / 02:33 p.m.

Monterrey • Jacinto Padilla Valdés, líder de la Federación Nacional de Sindicatos Independientes en Nuevo León sería la envidia de Elba Esther Gordillo, pues a pesar de que lleva siete meses recluido en el Centro Federal de Readaptación Social número 9 en Ciudad Juárez, Chihuahua, sigue dirigiendo los destinos del gremio “blanco”.

Procesados por secuestro, ni Jacinto Padilla Valdés, secretario general de la FNSI, ni Gerardo Ibarra Ruiz, tesorero; han sido relevados de sus puestos ante la Federación.

La noticia de su detención produjo revuelo nacional en noviembre de 2012, debido a que los sindicatos que representan agremian a empleados de las grandes empresas regiomontanas; entre ellas Cemex y Femsa, y al grueso de las industrias maquiladoras.

Padilla Valdés e Ibarra Ruiz siguen apelando su auto de formal prisión en el Juzgado Tercero de Distrito en Materia Penal en Monterrey, y a juzgar por los indicios, los hechos que se les imputan no parecen ser suficientemente importantes como para que el Comité Ejecutivo de la Federación considere relevarlos.

Es más, ni siquiera los estatutos contemplan las razones para ello.

El 8 de mayo culminó el proceso de pruebas y alegatos en torno a la apelación y actualmente se espera la sentencia.

A la espera de una resolución, las unidades de la Federación de Sindicatos Independientes operan en el primer cuadro de Monterrey, teniendo como oficinas generales las localizadas en Isaac Garza 311, y teniendo como líder a Padilla Valdés, cuyo periodo oficial culmina el 31 de diciembre del 2015.

Pero Padilla Valdés se ostenta también como líder de la Confederación de Trabajadores de Sindicatos Independientes, cargo que culmina el 2 de mayo del 2014, y como presidente de la Alianza Sindical Mexicana, cargo que expira el 8 de marzo de ese mismo año.

Los puestos del multicitado líder están vigentes según el portal electrónico de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de la Federación.

Además, en la página de la Federación el anuncio de “bienvenida y presentación” sigue siendo del acusado de secuestro y recluido en un penal federal.

Incluso, los estatutos de la FNSI, inscritos en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y de los cuales MILENIO Monterrey tiene una copia certificada, no incluyen causales las cuales los líderes deban o puedan ser dados de baja o relevados de sus puestos, además de que conceden al secretario general todos los poderes de representación y manejo de los recursos de la Federación; en otras palabras, el líder puede manejar los recursos de la FNSI incluso tras las rejas.

El artículo 28 de esta norma interna dice que las ausencias temporales de los miembros del Secretariado Ejecutivo serán sustituidas por los demás Secretariados en el orden de su nombramiento.

En ese entendido, en quien recaen las responsabilidades actuales, es en el secretariado del Interior, secretario de Relaciones Públicas o Secretario del Trabajo en ese orden.

También dice la norma que por ausencias definitivas podría convocarse a la elección de un nuevo secretario para que termine el periodo, algo que no ha sucedido.

Para el abogado Iván Macías Medina, quien fue despedido en febrero de 2010, por cuestionar el manejo de los recursos del plan de previsión social, la Federación sigue siendo manejada por las mismas personas desde el interior de la prisión.

"Ahora ¿cómo te explicas que un Comité Ejecutivo esté en funciones desde la cárcel, si la propia ley te señala que mientras una persona está siendo procesada no puede fungir como representante sindical, y menos que se le pague un salario?

"Y tan los siguen presidiendo que ellos mismos lo manifiestan, porque dicen ‘cuando vuelva’ o ‘necesitamos esperar a que regrese Jacinto’, como si Jacinto estuviera de viaje. A la gente no le han dicho cuál es el estatus de él en este momento, los trabajadores lo ignoran", puntualiza el litigante.

Hombre cuestionado

Jacinto Padilla Valdés es líder de la Federación de Sindicatos Independientes hasta el 31 de diciembre de 2015, y se mantiene en el cargo a pesar de estar en prisión desde hace siete meses.

Además el sujeto dirige la Confederación de Trabajadores de Sindicatos Independientes, cargo que se supone ocupará hasta el 2 de mayo del 2014, a pesar de seguir en prisión.

En mayo de 2012, Padilla Valdés fue nombrado presidente de la Alianza Sindical Mexicana, cargo que expira el 8 de marzo del próximo año, y que también permanece en la incertidumbre.

UNA RECAUDACIÓN MILLONARIA

A decir del ex integrante del Comité Ejecutivo de la Federación Nacional de Sindicatos Independientes, Iván Medina, el organismo gremial cuenta con alrededor de 2 mil contratos, y aunque no muchos están activos, el grueso de sus agremiados pertenecen a la industria maquiladora, lo cual le da un peso importante en la entidad.

Entre los corporativos que tienen a sus empleados agremiados a esta organización destacan empresas como Celestika, Denso, LG, Samsung, Panasonic, General Electric, y muchas más de ese nivel.

Por ello, la recaudación, entre cuotas sindicales y las aportaciones al Fondo de Previsión Social son de alrededor de 120 millones de pesos anuales, de los cuales sólo el 30 por ciento son de las cuotas y el restante es del supuesto ahorro que los trabajadores recibirán en su retiro; fondo que a decir del abogado, está siendo sistemáticamente saqueado desde el año 2000.

DANIELA MENDOZA LUNA