13 de junio de 2013 / 09:20 p.m.

Tabasco • El gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, aseguró que es "muy probable" que la Procuraduría General de la República acredite más delitos del orden federal a su antecesor, Andrés Granier, derivados de las investigaciones de las instituciones de inteligencia financiera.

Precisó que los delitos de partida por los que actúan los ministerios federal y local contra los presuntos implicados en el quebranto de las finanzas públicas del estado son: peculado y manejo indebido de recursos.

Rechazó que el ex gobernador sea un perseguido político e indicó que está en su derecho de decir los alegatos que convengan a su defensa, mas tendrá que probarlo ante las instancias competentes.

Mediante un comunicado de prensa derivado de diversas entrevistas, aseveró que someter ante la justicia a los responsables del desfalco que se cometió a Tabasco durante el régimen anterior "no es una cuestión de dichos", ni mucho menos una revancha política.

"Esto no es una cuestión de partidos o de campañas anti-partidos es un asunto de honestidad y deshonestidad en el manejo de recursos públicos", refiere.

El gobernador sostuvo su intención de no litigar este caso a través de los medios de comunicación, y sugirió a su antecesor deslindar su responsabilidad legal ante las instituciones acreditadas.

"Tendría que probar que no hay desviación de recursos, que no hay cuenta concentradora, que no hay retiros en efectivo de la cuenta Bancomer, o que el dinero llegó oportunamente para la ejecución de los programas", advirtió.

Núñez asentó que Granier, como cualquier otro indiciado o presunto responsable, según se determine su situación jurídica, tendrá todas las garantías para presentarse a declarar ante la PGJ, pero además, ante las amenazas que dice tener del crimen organizado, también tendrá su seguridad garantizada.

Respecto a las condiciones en que se encuentra recluido José Sáiz Pineda, exsecretario de Administración y Finanzas, a quien la víspera un juez federal le dictó auto de formal prisión, el gobernador precisó que se encuentra en un área donde no está en riesgo su seguridad.

Descartó que el ex tesorero goce de algún privilegio o canonjía, pero sí se ha procurado que esté separado de reos peligrosos del orden común o del federal.

Es decir, explicó, (Sáiz) está en un área donde van exservidores públicos, expolicías o exfuncionarios que pudieran estar involucrados en delitos y que tienen alguna separación de reos que en algún momento se hubieran podido sentir agraviados por alguno de sus actos.Núñez afirmó que hubiese preferido una alternancia de terciopelo en el sentido de que había que reconciliar a Tabasco, algo que pese al caso Granier, añadió, "hemos estado haciendo en la medida de las posibilidades".

Puntualizó que en eso se sustenta la convocatoria al Acuerdo Político por Tabasco, que encontró muy buena respuesta en todos los partidos con presencia en la entidad.

ISRAEL NAVARRO Y ANTONIO VILLEGAS