26 de julio de 2013 / 11:16 p.m.

Guerrero • La delegada en Guerrero de la Secretaría de Desarrollo Social, Laura Ocampo Gutiérrez, sostuvo que esta entidad se considera como una prioridad para la administración federal, por la dimensión de los problemas que le aquejan.

Ocampo Gutiérrez manifestó que atender la problemática social que se enfrenta en esta entidad federativa es muy compleja, por su composición integrada por 81 municipios, con más de 1.7 millones de habitantes en condiciones de pobreza y siete regiones con mucha población dispersa.

La funcionaria destacó que en el lenguaje de amplios sectores de la población guerrerense está siempre la exigencia, por las insatisfacciones que hay en diversos rubros.

"Aquí se ha vuelto una constante que algunas organizaciones recurran a la toma de oficinas y toma de calles para exigir la solución a varios problemas", sostuvo.

Expuso que Sedesol tiene una carga de trabajo intensa, la cual creció con la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre en 46 de los 81 municipios, lo que triplicó los trabajos en materia de organización.

"Son 46 municipios en el esquema, en donde los alcaldes se van a sentar con los comités interinstitucionales para decir qué es lo que quiere detonar", insistió.

Ocampo Gutiérrez señaló que para el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y la titular de Sedesol federal, Rosario Robles Berlanga, el caso de Guerrero es prioritario, lo que plantea un reto crucial.

Admitió que para 2013 no se asignó un techo presupuestal especial, de tal suerte que la Cruzada Nacional contra el Hambre opera con la misma cantidad de recursos y se espera que en 2014 haya condiciones para destinar una partida especial.

Mientras, diferentes dependencias de la administración pública realizarán un trabajo de coordinación intersecretarial, para aplicar con eficiencia los recursos que actualmente se tienen.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN