28 de marzo de 2013 / 01:01 p.m.

Monterrey • El municipio de Monterrey analiza proceder legalmente en contra del ex funcionario del Ayuntamiento, Mario Moreno; y contra el ex funcionario de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Ochoa, quienes se desempeñan actualmente como representantes de casinos.

La secretaria del Ayuntamiento regio, Sandra Pámanes Ortiz, explicó que como ex funcionarios de dependencias involucradas directamente con el tema de los casinos, cuentan con información privilegiada, por lo que podrían estar incurriendo en algún delito.

Señaló que podrían proceder con una denuncia de hechos ante la Contraloría municipal y ante las autoridades estatales, aunque no dio la fecha para ello.

“Estamos en el análisis jurídico al interior de la administración municipal para ver las acciones que estaremos tomando en relación a este caso…no es posible que, de pronto, simplemente los veamos defendiendo los actos que en su momento debieron haber realizado como autoridad municipal”.

Insistió que en el caso de Miguel Ángel Ochoa no permitirán que se intente “amedrentar” al Gobierno Municipal con declaraciones como las que dio el representante de casinos.

Que actúen: Larrazabal

El ex alcalde de Monterrey, Fernando Larrazabal Bretón, dijo que si la alcaldesa Margarita Arellanes y la secretaria de Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, tienen pruebas de que el ex coordinador jurídico de la Secretaría de Desarrollo Urbano de Monterrey es asesor de casinos, que procedan administrativa y penalmente.

“Yo les exigiría que no quede en eso, en un simple dicho; si tienen las pruebas, las evidencias, pues que integren un expediente e interpongan una denuncia administrativa ante la Contraloría del municipio y una denuncia penal ante la autoridad correspondiente”.

El diputado federal del PAN dijo que la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos es clara, y si la administración tiene pruebas, debe actuar.

Negó que en su tiempo haya trascendido que Moreno tuviera ligas con casineros y dijo que, de haber ocurrido esto, no sólo lo denunciaría públicamente, sino que lo despediría y los acusaría penal y administrativamente. Alejandro Salas/Monterrey

REYNALDO OCHOA