10 de julio de 2013 / 09:59 p.m.

Guerrero • El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local, Jorge Salazar Marchan, confirmó que la petición de revocación de mandato contra el alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, se turnará a la Comisión Instructora durante la sesión de pleno convocada para este jueves.

El diputado local del PT sostuvo que la petición de revocación de mandato contra Abarca Velázquez, representa un verdadero reto para la fracción parlamentaria del PRD, ya que milita en dicho instituto político y al mismo tiempo forma parte de Nueva Izquierda, la corriente dominante al seno de dicha fracción.

Salazar Marchan forma parte de la Comisión de Gobierno que este miércoles sesionó para diseñar la orden del día que regirá los trabajos del jueves, por lo que anotó que el trámite del juicio promovido por la regidora de desarrollo rural de Iguala Sofía Lorena Mendoza Martínez, es ineludible.

Una vez que la solicitud del juicio se turne a la Comisión Instructora, los integrantes de la misma habrán de iniciar la revisión de los elementos que aporte la regidora electa por el PRD, para efecto de establecer si es viable instalarlo o no.

Indicó que en caso de que se declare viable la instalación del juicio, el presidente municipal tendrá que acudir al Congreso local a comparecer de manera obligatoria para defenderse.

Respecto a los tiempos en que puede desahogarse el procedimiento legislativo, Salazar Marchan explicó: "Esa comisión de pronto trabaja con mucha rapidez, pero de pronto se va a sus tiempos o los alarga; en el caso (del ex procurador de justicia) Alberto López Rosas dejó pasar casi un año".

Enfatizó en que se trata de un tema político, en el que será interesante observar el desempeño de la bancada del PRD y sus actores internos.

"Hay que ver que el presidente municipal viene del PRD y más aun, de una corriente interna que tiene una representación importante que es Nueva Izquierda".

Bajo dicha circunstancia, indicó que será importante observar si en la revisión del juicio prevalecen las posturas políticas o las jurídicas.

Al presidente municipal de Iguala le imputan amenazas de muerte en contra de tres dirigentes de la Unidad Popular que fueron víctimas de secuestro la noche del 30 de mayo, pero que aparecieron muertos la mañana del lunes 3 de junio.

Los señalamientos dirigidos contra el primer edil quedaron plasmados en una denuncia de hechos promovida ante el Ministerio Público del fuero común de Iguala, la cual va firmada por las tres víctimas y otros seis líderes que abandonaron Iguala por temor a sufrir un atentado más.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN