29 de agosto de 2013 / 05:19 a.m.

El Profe aprobó su primer examen. Con dos contundentes cabezazos de Guillermo Madrigal a los minutos 35' y 66' y una noche inspirada de Juan de Dios Ibarra, los Rayados del Monterrey le dieron la bienvenida a su técnico José Guadalupe Cruz y derrotaron de visitante 2-1 al equipo de Altamira en la semana cuatro de la Copa Mx.

Con un cuadro plagado de canteranos y afianzado por Omar Arellano, Ricardo Osorio y Juan de Dios Ibarra, el plantel regiomontano logró imponerse nuevamente al equipo tamaulipeco agenciándose los seis puntos que estaban en disputa además del punto extra por ser el vencedor.

Si bien la Pandilla estuvo lejos de dar su mejor partido al crear pocas opciones de gol, fue contundente en el juego aéreo donde explotó la altura de Madrigal para clavar las dos anotaciones además de las intervenciones que del otro lado tuvo el Salmo 23 para evitar la igualada.

En el primer tiempo Rayados buscó sorprender al rival con algunas aproximaciones, principalmente por los costados a velocidad y pareciendo Luis López el central para buscar sorprender por alto así como Gael Acosa con algunos disparos desde fuera del área tamaulipeca.

Por su parte Altamira se dio tiempo para buscar tener el balón y salir con jugadas rápidas pero que no lograron causar ´peligro a la meta albizaul.

Poco a poco la intensidad de Altamira fue de menos a más en el partido con sendas jugadas de peligro, sin embargo fue Monterrey el que sorprendió y logró abrir el marcador al minuto 35 de la primera parte en una jugada que nace por el costado izquierdo y en la que Gael Acosta envió un servicio para que llegará el grandote Madrigal y sin piedad conectara el esférico para el 1-0.

Los tamaulipecos no lograron reaccionar y dejaron que Rayados se fuera al descanso con la ventaja en el tanteador.

Para la parte complementaria los locales se fueron totalmente al ataque, se adueñaron de la pelota y buscaron incansablemente la meta rival atacando principalmente por el costado izquierdo donde Bernardo Hernández se vio totalmente superado por los atacantes rivales por lo que Alejandro García tuvo que salir a la cobertura.

Pero cuando más cerca se veía el gol del empate, una falta por el costado derecho a favor de Monterrey incrementó la ventaja en el marcador de los visitantes con otro buen cabezazo de Madrigal que se convirtió en el hombre de la noche con ese par de anotaciones.

No terminaban de celebrar los regios cuando Altamira acortó distancias gracias a un potente disparo de Emanuel Tapia al 67 que devolvió la esperanza al cuadro local que terminó el encuentro encima de la meta regiomontana incluyendo un balón al poste.

Al final nada cambio, Rayado se quedó con el triunfo, la serie, el punto extra y una buena calificación para su nuevo profe.

José Luis Garza