30 de julio de 2013 / 11:27 p.m.

Querétaro • Hasta por 72 horas deberán permanecer detenidos en el Juzgado Municipal aquellas personas que se desempeñen como franeleros en la vía pública, pues sería considerada una falta administrativa, similar a la de ingerir bebidas alcohólicas u orinar en vía pública.

De acuerdo con una propuesta de modificación al Reglamento del Ayuntamiento de Querétaro y que será puesto a votación del cabildo, se prevé otorgar facultades a la policía capitalina para arrestar a aquellas personas que presten dicho servicio.

De esta manera serán recluidos de 36 a 72 horas y deberán pagar una multa para poder salir del Juzgado Municipal, dio a conocer el director de Comercio en Vía Pública, Fernando Goyeneche Villalobos.

En conferencia de prensa, dijo que ahora los franeleros podrán ser detenidos, pues "estarían cometiendo una falta administrativa".

Destacó que "no hay más, es un ordenamiento de carácter municipal y el cabildo tiene facultades para ejercer. El arresto incluye la multa y esperemos que la determinen los regidores para actuar".

Antes, dijo el funcionario municipal, los inspectores no podían sancionar a los franeleros pues no comercian productos en la vía pública, sino que ofrecen servicios a los que obligan a los automovilistas a aceptarlo con el cobro correspondiente, incluso hasta por 50 pesos, so riesgo de que cuando regresen estén rayadas las unidades o bien hayan sido víctimas de la delincuencia.

Es por ello que confió en que los regidores del ayuntamiento aprueben dicha propuesta junto con otros acuerdos que son relacionados con horarios en centros nocturnos, antros y otros negocios que, dijo, funcionan al margen de la ley.

"Va a salir un cuerpo de acuerdos en cuanto a los horarios de centros nocturnos, estamos a punto de presentar una propuesta de reglamento de establecimientos mercantiles que a la fecha no existe".

El alcalde de Querétaro, Roberto Loyola Vera, dijo que este proyecto forma parte del trabajo para el ordenamiento del comercio en la ciudad.

"Cuando esto resulte, sea debidamente regulado y cobre vigencia, entonces podrá ser advertido, no se trata de cárcel como lo habitualmente percibido, sino como una pena impuesta producto de violar la ley en una conducta de orden delictivo, una infracción que da paso al arresto, como aquellos que beben (alcohol) en vía pública o escandalizan".

Se estima la existencia de unos 80 franeleros en las inmediaciones de tres mercados públicos, además del Centro Histórico, antros y bares, por mencionar algunos.

ESTRELLA ÁLVAREZ