7 de febrero de 2013 / 02:38 a.m.

La iniciativa de los legisladores locales Ramiro Rosales y Alfredo Barajas, destaca que "cada pueblo, y cada región, están determinados por elementos particulares que los representan entre sí, como es el caso de la fiesta de gallos en nuestra entidad".

 Zacatecas • En el Congreso local del estado se presentó ante la comisión permanente una iniciativa con proyecto de decreto para que se declaren las peleas de gallos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la entidad.

La propuesta, sustentada por los legisladores Ramiro Rosales y Alfredo Barajas, destaca que "cada pueblo, y cada región, están determinados por elementos particulares que los representan entre sí, como es el caso de la fiesta de gallos en nuestra entidad".

Igual señalan como una virtud que cada pueblo "reconozca, valores y fortalezca al conjunto de elementos (materiales e inmateriales) que les dan identidad.

En Zacatecas esta ha sido una ardua tarea, pues gobernantes y ciudadanos comprenden el gran bagaje cultural que posee la entidad. A pesar de que la ciudad sobresale por ser un centro arquitectónico espectacular, existen también otros elementos que prevalecen y resaltan.

Se aduce además que desde la Colonia y hasta la actualidad, ha prevalecido como cuna de la lidia de gallos. El éxito de esta actividad se debió, entre otras cosas, a que se amoldó a nuestra cultura a tal grado que ahora forma parte nuestros signos de identidad.

La "lidia de gallos está íntimamente relacionada con el mexicano y con las festividades que le dan autenticidad y reconocimiento internacional".

El legislador Rosales mencionó que la importancia de las peleas de gallos no radica únicamente en el aspecto cultural.

Entre ellos están "lo económico, social, religioso y pedagógico; todos ellos convergen y dan vida a una actividad cargada de significados y elementos que es importante rescatar y valorar".

Zacatecas ha sido un estado puntero en el reconocimiento y rescate de las prácticas y elementos inmateriales. Se ha caracterizado por los estudios, trabajos, acciones y legislación respecto al patrimonio cultural, tanto material como inmaterial, concluye la propuesta.

MANUEL CHACÓN