14 de marzo de 2014 / 08:47 p.m.

México.- Los problemas financieros y fiscales de Estados Unidos podrían generar grandes pérdidas a los bancos centrales con reservas en dólares, por lo que es necesario contar con una nueva moneda global que respalde las economías, advirtió la economista Alma Chapoy Bonifaz del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un comunicado, dijo que la situación se complica cada vez que los legisladores de esa nación entran en conflicto para autorizar el presupuesto y el tope de la deuda gubernamental, por lo que "el tiempo apremia para modificar ese sistema".

Chapoy Bonifaz resaltó que la transición es urgente porque las autoridades estadounidenses imprimen más dinero para cumplir sus compromisos.

Se requiere, abundó, de una nueva moneda de reserva global diversificada, estable y predecible, planteó en la mesa ¿El valor del peso, del dólar y del euro en época de crisis?

En opinión de la investigadora universitaria, la Unión Americana no ha cumplido sus responsabilidades como emisor por las fluctuaciones constantes de la divisa, el endeudamiento público y sus altos déficits fiscal y comercial, por lo que al enfrentar estos problemas, consideró, su economía coloca en peligro la estabilidad internacional.

Además, los desacuerdos entre sus congresistas tienen repercusiones globales que plantean una incógnita sobre la evolución de la posición fiscal de ese país, su efecto en el crecimiento mundial y el papel internacional del dólar, subrayó.

Chapoy, adscrita a la Unidad de Investigación Historia Económica del IIEc, expuso asimismo que China, la segunda economía más importante del mundo, emprende el camino hacia la conversión paulatina de su moneda, el yuan, en una de reserva monetaria global.

Además, China ha establecido acuerdos de intercambio de divisas que permitan a los bancos centrales pagar sus importaciones con dinero propio para garantizar los pagos en caso de escasez global en la inversión y el comercio bilaterales.

Hizo hincapié en que entre enero de 2012 y octubre de 2013, el yuan elevó su participación en el comercio mundial de 1.89 a 8.66 por ciento, sólo detrás del dólar.

La investigadora explicó que los bancos centrales del mundo mantienen en sus reservas dólares, euros, libras y yenes, monedas internacionales para financiar necesidades de balanza de pagos, intervenir en los mercados cambiarios y preservar la confianza en sus economías locales.

Resaltó que el dólar es clave en la economía mundial porque Estados Unidos se endeuda en su propia moneda para contraer deuda externa sin límite razonable.

En este contexto, países emergentes y en desarrollo deben establecer mecanismos de cooperación regional a fin de aprovechar su potencial y avanzar hacia un sistema monetario más favorable, concluyó.

Notimex