11 de marzo de 2013 / 02:22 p.m.

Monterrey • Las fumarolas que se forman en la sierra de Santiago tras el incendio son hasta cierto punto normales y están siendo atendidas por personal de Protección Civil Estatal y Municipal, confirmó el comandante Jorge Camacho Rincón.

Dijo que desde el jueves, el fuego que arrasó con 65 hectáreas de matorrales quedó completamente apagado, sin embargo este tipo de contratiempos son normales luego de un siniestro de esta naturaleza por lo que seguirán al pendiente hasta que dejen de aparecer.

El director de Protección Civil dijo que por el momento se encuentran en etapa de rescoldeo y enfriamiento de la zona, sin embargo en el transcurso de estos días ha habido pequeños fuegos derivados de la sequedad del suelo y el clima.

Señaló que tanto el sábado como el domingo se consideraron días de vigilancia, a cargo de la corporación municipal; y fue justamente el inicio del fin de semana cuando se reportó la aparición de una fumarola.

“"El sábado nos reportaron una fumarola y enviamos una cuadrilla con un helicóptero justamente para hacer el rescoldeo, dado que el calor ha continuado hoy por la mañana (domingo) nos reportan otra más y hemos vuelto.

“"Es decir en el proceso de vigilancia y conforme van modificándose las condiciones climáticas, nos aparecen algunos puntos que conservan algo de brasa y con el viento vuelven a generar estas fumarolas"”, dijo.

Informó que el procedimiento es realizar algunas descargas de líquido con retardante por medio de los helicópteros, así como también ampliar las guardarayas que no permiten que se extienda.

Dijo que las fumarolas son de material ya quemado, que son troncos muy grandes y secos que con el mismo viento se levanta.

“"Ahorita es un trabajo tan largo como sea necesario, depende mucho del comportamiento del material inflamable, como de clima.

Al respecto, el alcalde del municipio de Santiago, Homar Almaguer Salazar explicó que la situación está controlada y la corporación a su cargo permanece en alerta por la presencia de las fumarolas que han aparecido este fin de semana y que esperan sean los últimos resquicios de este siniestro.

Asimismo señaló que el daño forestal es bajo, debido a que se trató de un fuego rastrero que no llegó a las copas de los árboles ni llegó a atacar los bosques de encinos cercanos.

DANIELA MENDOZA