9 de junio de 2014 / 05:18 p.m.

"Es muy notorio el cambio de la piel en aquellas personas que han estado sometidas por largos periodos al sol: aparecen manchas y líneas de expresión prematuras; lesiones que están directamente relacionadas con la radiación ultravioleta", explica la dermatooncóloga Ingrid López Gehrke.

Ante la potencialmente dañina radiación de tipo UVA y UVB, la protección de la piel con filtro solar todos los días es importante, señala en entrevista la especialista. Además, la Fundación Mexicana para la Dermatología, A. C. (FMD) aconseja el uso de ropa adecuada, sombreros y gafas oscuras con el fin de que los rayos UV no lleguen directamente a la epidermis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una recomendación oficial de evitar la exposición directa durante las horas centrales del día –entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde–, ya que ello puede provocar algunos tipos de dilataciones vasculares dañinas, que se expresan en forma de pequeñas manchas rojas en la piel.

La especialista López Gehrke, exhorta al cuidado de la piel para evitar que seamos menos vulnerables al envejecimiento prematuro causado por el sol. "Todos los días, incluso aunque haya sombra y no se vaya a la playa, el uso de filtros con factor de protección solar (FPS) arriba de 30 es indispensable", además recomienda el uso de éste después de los seis meses de edad, así como no exponer a los bebés directamente a las radiaciones ultravioletas.

El envejecimiento propio de todas las personas, causado por el deterioro de la vida es inevitable; sin embargo, es posible revertir el daño causado por el sol con tratamientos. En dermatología, se utilizan antioxidantes como la vitamina C, la vitamina E y ácido ferúlico para revertir las arrugas prematuras cuando éstas ya son visibles en la piel, así como para evitarlas en la gente joven.

Productos de cuidado para la piel como Dermoprada Escudo Solar FPS100, incluyen en su fórmula activa el tocoferol –una forma de la vitamina E–, y además otorga la máxima protección contra rayos UVA y UVB y refuerza las defensas naturales de la epidermis.

Otros factores

La contaminación, el tipo de agua, el uso de cremas o cosméticos pueden resultar agresivos si contienen sales minerales y acelerar el envejecimiento, incluso el tipo de agua que en algunos sitios es más alcalina o más ácida, son factores importantes que generan daño en nuestra piel, explica la doctora López.

Cuando se aplican filtros o escudos solares de 10 a 15 minutos antes de salir de casa, lo importante es su reaplicación cada cuatro horas, ya que se cree que a mayor FPS, más horas de protección, pero en realidad solo representa una medida, aclara la dermatóloga.

La FMD recomienda acudir con un especialista por lo menos una vez al año para la revisión de la piel a partir de los 5 años de edad, sobre todo si empiezan a aparecer algunos lunares. La valoración médica no sólo es una cuestión cosmética sino que detecta lesiones que puedan ser graves para la vida del paciente.