Nadia Venegas 
9 de julio de 2013 / 01:26 a.m.

 

Apodaca.- • A cuatro años de que suspendió operaciones, unos 30 ex empleados de Aviacsa protestaron en el aeropuerto Mariano Escobedo para exigir su liquidación.

Los anteriores trabajadores de esta aerolínea arribaron a la Terminal B alrededor de las 11:00 horas para manifestar su inconformidad, ya que no les han entregado lo correspondiente por la suspensión que otorgó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la aerolínea, explicó Argelia Montes una ex empleada que encabezaba la protesta.

"Hoy se cumplen cuatro años de que la aerolínea se declaró en paro técnico, no nos han liquidado", mencionó Montes.

Desde el 2009, la SCT suspendió las operaciones de la empresa de seguridad, 18 meses después, logró salir de la situación, pero transcurridos dos años entró a concurso mercantil por deterioro en capacidad financiera.

La empresa que es propiedad de Grupo Madero sólo tiene permiso para operar tres aeronaves y está condicionada a que se liquiden los adeudos de 22 millones de pesos al AICM.

Al declararse en paro técnico, Aviacsa obligó a los empleados firmar un documento donde ellos manifestaban su acuerdo de no reclamar su sueldo por las labores que hicieran en la aerolínea durante dos años, según relató Argelia.

Gracias a esto, no se les permitió meter una demanda, pues se les declaró improcedente por ya no tener vigencia.

"Ellos nos hicieron firmar permisos sin goce de sueldo para ellos alargar el tiempo a lo largo de dos años.

"Cuando nosotros quisimos meter ya nuestra demanda porque vimos que esto no estaba bien, ya no procedían porque para meter una demanda tiene que tener cierto tiempo para meterla", señaló la ex empleada.

Se explicó que en total se tienen a unos 3 mil 500 empleados que no recibieron liquidación en el 2009, desde que la aerolínea terminó operaciones.

Aproximadamente 800 son de Monterrey, mil 200 de la Ciudad de México y el resto de otras partes de la república, sin embargo, sólo el cinco por ciento continúa pidiendo la liquidación, pues se trata de inclusive décadas de labores en la empresa que inició en los noventas.

La protesta duró cerca de hora y media y nadie acudió a atenderlos.