24 de octubre de 2013 / 02:38 p.m.

Furiosos por una propuesta del gobierno de cobrar un impuesto especial a los sueldos de los jugadores, los clubes de fútbol de Francia acordaron el jueves no jugar la fecha del último fin de semana de noviembre en señal de protesta.

Los clubes realizaron una asamblea extraordinaria para decidir qué medidas tomar luego de que el gobierno propuso cobrar un impuesto del 75% a los sueldos de los jugadores que cobran más de un millón de euros (1,38 millones de dólares) anuales. La ley afecta a los clubes más que a los jugadores pues busca que sean los clubes los que cargan con el peso de los impuestos.

El presidente de la Unión de Clubes de Fútbol Profesionales Jean-Pierre Louvel dijo que los equipos se saltearán la fecha programada entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre.

"Es un momento histórico para el fútbol francés. Todo el fútbol ha tomado una decisión muy importante", dijo Louvel. "El fútbol francés corre peligro de muerte. Por eso estamos peleando y seguiremos haciéndolo".

Representantes de los clubes se reunirán con el presidente Francois Hollande la semana que viene para buscar soluciones.

La última vez que se boicoteó una fecha fue en 1972, por iniciativa de los jugadores, según la Unión de Clubes.

El presidente de la Liga Francesa Frederic Thiriez participó en la reunión de clubes y apoyó su decisión.

El impuesto especial fue una promesa que hizo Hollande durante su campaña presidencial, en la que dijo que los jugadores ganaban demasiado en medio de una economía que tiene muchos problemas. El impuesto regiría durante dos años y podría generarle al gobierno unos 420 millones de euros (580 millones de dólares).

"No se le está cobrando impuestos a los jugadores sino a nuestras empresas", sostuvo Louvel. "¿Cómo puedes aumentar los impuestos de empresas que han tenido muchas dificultades en los últimos tres o cuatro años? ¿Y por qué han tenido problemas? Porque pagan impuestos demasiado altos".

Ap